SUCESOS

Tras las vacas «escapistas» de Los Pedroches

La Junta lleva una semana intentando sacrificar una partida de reses enfermas en el norte Córdoba

El ganado custodiado ayer tarde por la Guardia Civil en la explotación de Villanueva del Duque
El ganado custodiado ayer tarde por la Guardia Civil en la explotación de Villanueva del Duque - ABC

Anda la comarca de Los Pedroches revuelta por la rocambolesca historia de unas vacas. Unos animales difíciles de esconder pero que deambulan por la zona sin que nadie ponga el final obligado: su sacrificio tras ser cebadas con animales enfermos. Durante esta semana se les ha perdido la pista a 108 vacas y si el caso no tuviera tintes de novela negra (amenazas y agresiones), bien podría sonar a chiste. Todo lo contrario. El tema es serio y ha finalizado con la Guardia Civil custodiando unas reses días después de que la orden tuviera que ser ejecutada. Un trasiego aún abierto.

La historia, que viene de lejos, alcanzó un nuevo episodio el pasado lunes cuando dos conocidos tratantes de ganado de la zona amenazaron a todos los trabajadores de la Oficina Comarcal Agraria (OCA) de Hinojosa del Duque. Amenazas que dijeron que cumplirían si se actuaba contra las reses de su propiedad. Las palabras exactas aludían a que «lo de Pozoblanco iba a quedar en nada», haciendo referencia a la agresión que le propinaron a un veterinario de la OCA del municipio pozalbense.

Un día después, el juez junto a efectivos de la Guardia Civil certificaron que los animales estaban en un cercado aledaño al suyo sobre las 9.00 horas, pero, misteriosamente, desaparecieron tres horas después. Mientras tanto, en la OCA de Hinojosa se apostillaban hasta seis efectivos de la Guardia Civil y dos policías locales para evitar que se produjera cualquier tipo de incidente ante las amenazas vertidas por los dos individuos de una familia conocida como «Los Millanes».

El jueves, el tinte surrealista continuó y la Guardia Civil encontró a los animales deambulando por una carretera cercana a la ermita de la Virgen de Guía, en Villanueva del Duque, por lo que las reunieron y custodiaron durante toda la noche siguiente. La orden era clara, tenían que ser trasladadas hasta la localidad sevillana de Osuna para ser sacrificadas en la planta de Render Grasas, aunque otras fuentes indicaban que finalmente iban a ser trasladadas al CIFA de Hinojosa del Duque.

Las vacas se encuentran en la explotación de Villanueva del Duque y el trasiego de efectivos de la Guardia Civil (hay hasta 16 agentes) está siendo continuo. Si a la historia le faltaba algún ingrediente, este no es otro que el temor existente en la zona a hablar de la familia de «Los Millanes». Hasta tal punto que fue complicado encontrar a alguien que diera indicaciones para hallar su explotación; y fue aún más complejo quién quisiera trasladar el ganado por represalias.

De momento, el último dato que ha podido recoger ABC apuntaba a que un transportista de Sevilla iba a llevarlas a Osuna el viernes, pero no se llevó a cabo. Parece ser que están buscando una empresa en Sevilla para incinerarlas, lo que podría suceder este lunes. En definitiva, una historia que habla de amenazas, agresiones a veterinarios de la comarca de Los Pedroches, denuncias, inspecciones y de la capacidad que tienen ciertos sujetos para poner en jaque al sistema a base de miedo. A a la desaparición de ganado de Villanueva del Duque se sumó en la jornada del jueves otra mucho más superior: 94 vacas, propiedad de la misma familia, de una explotación de Dos Torres. Además, queda por delante el juicio por la agresión al veterinario de Pozoblanco, un proceso que llevó a estos dos individuos a pasar unas horas entre rejas. Luego fueron puestos en en libertad con cargos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios