El exalcalde de Jerez de la Frontera Pedro Pacheco a su llegada a su domicilio tras su primer permiso
El exalcalde de Jerez de la Frontera Pedro Pacheco a su llegada a su domicilio tras su primer permiso - EFE

No es un cachondeo: Pedro Pacheco, sancionado en la prisión por un crucifijo, tres libros y una almohada

El exalcalde de Jerez ha recurrido su traslado a otro módulo y se considera como una «cabeza de turco»

SEVILLAActualizado:

La justicia no era un cachondeo. Y la prisión, tampoco. Pedro Pacheco, exalcalde de Jerez de la Frontera (Cádiz) durante casi un cuarto de siglo, lo está experimentando en sus propias carnes. El histórico político andaluz, que entró en prisión el 24 de octubre de 2014 condenado por dos casos de enchufismo, ha presentado sendos escritos ante Instituciones Penitenciarias y el juez de Vigilancia Penitenciaria protestando por su inesperado traslado de módulo en la cárcel del Puerto III y ha pedido la devolución de un crucifijo que le han retirado.

Pacheco, famoso por exclamar que «la gente dirá que la justicia es un cachondeo y yo tengo que darles la razón» tras conocer que la Audiencia de Sevilla había anulado la demolición de un chalé de Bertín Osborne, ha sido castigado con un cambio de módulo penitenciario. Además, le han requisado un crucifico de madera de ocho centímetros de alto porque las autoridades han considerado que podría ser un «medio peligroso», según ha confirmado a ABC su abogado, Manuel Hortas.

Fuentes internas de prisiones explican que el crucifijo «puede ser un arma». Indican que «si se afila, puede ser un pincho y también puede usarse como martillo». En todo caso, justifican la retirada de este elemento: «Si va contra la normativa y el preso no tiene un permiso, hay que llevárselo. Los funcionarios de prisiones no retiran nada por capricho».

Pero el exdirigente andalucista no lo ve así y ha pedido que le devuelvan el crucifico que le había regalado otro recluso hace dos años y al que le tenía «cierto afecto», según comentó a su letrado. Al ex regidor jerezano también le han requisado un libro sobre la Revolución Rusa de 1917, que acaba de cumplir cien años, y un diccionario de castellano y otro de francés-español, así como una almohada extra. Según explica su abogado, sólo le permiten tener cinco libros y él, un lector voraz, disponía de ocho.

La queja del exalcalde, que en junio disfrutó de su primer permiso de tres días, no se dirige tanto contra el hecho de haber sido trasladado del módulo donde estaba desde que empezó a cumplir su condena hace más de tres años, sino por lo injustificado de esta mudanza, sin que nadie lo hubiera planteado. «Es casi como si lo hubieran cambiado de ciudad. Él estaba cómo allí y tenía su círculo de compañeros», relata Manuel Hortas, que aclara que este tipo de cuestiones son llevadas directamente por su propio cliente, que también es abogado.

Pedro Pacheco no era un preso más en el presidio del Puerto III. Desde su ingreso en la cárcel se puso a estudiar a fondo el régimen penitenciario y asesora legalmente, de forma gratuita, a los reclusos para obtener beneficios penitenciarios y elabora sus recursos. «Está teniendo bastante éxito» entre los presos, afirma su letrado.

Para las Instituciones Penitenciarias, sin embargo, podría haberse convertido en un inquilino incómodo. Así lo cree el propio condenado. «Cree que lo están utilizando como cabeza de turco, como un símbolo de lo que puede pasarle a aquel que se enfrenta con el poder establecido», comenta su letrado. Además, se queja de la falta de coyuntura que tiene por provenir de un partido pequeño que ya ni siquiera existe.

El Tribunal Supremo condenó a seis años de prisión al exalcalde de Jerez de la Frontera por la contratación irregular de dos asesores en empresas municipales en el año 2005. La Sala de lo Penal consideró probado que el Ayuntamiento bajo su mandato nombró como personal eventual de confianza a dos personas por parte del grupo político del Partido Socialista de Andalucía (PSA). Su nombramiento «no siguió procedimiento alguno, no efectuando los nombrados ninguna contraprestación», concluyó la sentencia.

Ésta no es la única causa pendiente con la justicia que tiene el histórico dirigente andalucista. La Audiencia de Cádiz condenó al ex alcalde de Jerez de la Frontera (Cádiz) Pedro Pacheco a un año y seis meses de prisión y trece de inhabilitación para cargo público por la venta del solar municipal de la antigua estación de autobuses.