Adolescentes participantes en V Jornadas de Jóvenes de Aldeas Infantiles SOS
Adolescentes participantes en V Jornadas de Jóvenes de Aldeas Infantiles SOS - A.I SOS

Casi el 40% de los adolescentes consideran la violencia algo «normal» en la sociedad

Una encuesta realizada a 2.313 jóvenes aborda diversos campos en relación con la vida juvenil, como la familia, los amigos o el autoestima

Actualizado:

El 71% de los adolescentes españoles cree que los jóvenes utilizan la violencia porque está normalizada en su entorno y también la sufren. Los datos, publicados por Aldeas Infantiles SOS ha encuestado a 2.313 estudiantes de Secundaria de toda España.

Los resultados de la encuesta muestran también que la confianza es indispensable para fomentar la autoestima. El 45% de los adolescentes afirma que, para confiar en sí mismos, necesitan sentirse bien en general, equilibrados, y un 42% cree que es fundamental tener amigos. Sin embargo, lo que les hace perder esta confianza es sentirse diferentes (30,5%) y que otros «se metan con ellos» (30%).

A pesar de las dificultades que la adolescencia puede acarrear en la vida familiar, queda patente que las personas en quien más confían los encuestados son sus padres (47,4%), seguidos a distancia por sus mejores amigos (22,4%). Un 8% dice no confiar en nadie.

Preguntados sobre cómo ayudar a recuperar la confianza a alguien que ha sufrido acoso, la respuesta de los jóvenes es unánime: el 70% cree que hay que acercarse a la persona acosada para que no se sienta aislada. Un 28% también marcó la opción de «hablar con un adulto sobre lo que pasa».

La encuesta pone de manifiesto cómo una parte importante de los adolescentes consideran que se da violencia entre los jóvenes porque esta está normalizada en la sociedad (36,9%), porque la sufren en su entorno (34,3%) o porque no tienen otros recursos (29,4%). El 23% opina que influye la presencia de la violencia en redes sociales y medios de comunicación.

Del cuestionario también se extrae el perfil del adolescente. La mayor parte de los participantes se definen como alegre, rebelde, impaciente y con sentido del humor. Por el otro extremo, lo que menos se consideran es satisfechos, altruistas y lúcidos.