Aumentan los españoles que eligen la sanidad privada y superan los 10 millones

Los 8,5 millones de asegurados de nuestro país (excluyendo los más de 1,8 funcionarios de Muface) contribuyen a la descarga y el ahorro del sistema público, según señala el informe de la Fundación IDIS. Concretamente, el ahorro generado por el seguro privado se situaría entre los 1.224 euros al año (si el paciente usa solamente el sistema privado) y los 546 (si usa privado y público).

MADRIDActualizado:

Los españoles siguen eligiendo la sanidad privada. Y lo demuestra el crecimiento del sector asegurador. En 2018 se han superado los 10,3 millones de usuarios del sector sanitario privado, si se tienen en cuenta tanto los asegurados como los mutualistas (es decir, funcionarios de Muface, Isfas y Mugeju). Esto se traduce en un aumento del 4,3 por ciento respecto al año anterior.

También ha subido el año pasado el volumen de primas en un 5,8% respecto a 2017. Así, se estima que en 2018 se alcanzó un importe de 8.218 millones de euros (según los aumentos registrados entre enero y septiembre de ese año).

Son algunas de las conclusiones del informe "Sanidad privada, aportando valor: Análisis de situación 2019", elaborado por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) presentado este martes en Madrid.

«No hay una sola provincia en la que no crezca el número de asegurados sanitarios. Solo en 2018 hemos contado con 400.000 más», apuntó Manuel Vilches, director general de IDIS. En concreto, Lugo, Orense, Cantabria, Navarra, Álava, Girona, Ávila, Segovia, Guadalajara, Teruel, Tarragona, Castellón, Alicante, Toledo, Ciudad Real, Córodoba, Huesca, Sevilla, Cádiz, Málaga, Granada y Almería son las provincias donde el número de asegurados ha crecido más que la media.

Vilches ha querido insistir en cómo los asegurados (8,5 millones excluyendo a los más de 1,8 funcionarios de Muface) contribuyen a la descarga y el ahorro del sistema público. Las estimaciones realizadas por IDIS indican que el ahorro generado por el seguro privado se situaría entre los 1.224 euros al año (si el paciente usa solamente el sistema privado) y los 546 (si usa el privado y el público). «Si se tiene en cuenta el número de asegurados existentes en nuestro país, el ahorro total generado al Sistema Nacional de Salud se sitúa en un rango que va desde los 4.643 millones de euros a los 10.409 millones, en función de un uso mixto o exclusivo de la sanidad pública y privada».

El 30% de las intervenciones quirúrgicas se realizan en el sector privado

Pero no son solo los asegurados los que ayudan al sistema público. De hecho, en el sector privado se llevan a cabo el 30,9% de las intervenciones quirúrgicas (1.593.977 de las 5.160.704 de la pública y privada). Por especialidad, el 37% son de Cirugía Ortopédica y Traumatología, el 34% de Neurocirugía y Cirugía General-Digestivo, el 33% de Angiología-Cirugía Vascular y el 24% de Cirugía Cardíaca. La sanidad privada también concentra el 23,7% de las altas (1.267.480) y el 24,1% (7.126.750) de las urgencias en todo el país. Vilches ha insitido en que sin esta actividad «la sanidad pública podría entrar en serias dificultades de sostenibilidad y solvencia». Otro mecanismo para quitar presión asistencial al sistema público es a través del mutualismo administrativo. Vilches recordó que alrededor de 1,8 millones de funcionarios cubiertos por el régimen de mutualismo eligen la cobertura privada (teniendo la opción de pública o privada).

El informe también destaca que el sector privado dispone del 58% del total de los hospitales de todo el país (460) superando a los públicos (339) así como el 32% de las camas (51.373 frente a las 106.896 de las públicas). Por comunidades, Cataluña, Madrid y Andalucía son las que cuentan con un mayor número de hospitales y camas de titularidad privada. En cuanto a la actividad y en términos de diagnóstico, el sector privado lleva a cabo el 39% del total de resonancias magnéticas, 17% de los TAC y el 21% de los PET.

Por último, Vilches destacó la necesidad de cooperación entre ambos sectores (a través de conciertos, concesiones y mutualismo administrativo) y recordó que este último reduce la presión asistencial de la demanda de pacientes en el sistema público.