Manuel Saucedo y Xavier Baltrolí, responsables de Sevilla Park, presentando el proyecto
Manuel Saucedo y Xavier Baltrolí, responsables de Sevilla Park, presentando el proyecto - A.G.

Los promotores de Sevilla Park dan un ultimátum a Espadas: o hay obras en un año o abandonan

Octagon S2 y Orion, representantes de estrellas como U2 o Shakira que prevén invertir hasta 700 millones de euros, anuncian que han pactado un plazo con el Ayuntamiento. También abonarán el traslado de los depósitos de CLH

MADRIDActualizado:

Marzo de 2019. Esa es la fecha límite que los promotores del proyecto Sevilla Park han pactado con el Ayuntamiento para comenzar las obras del que, sobre el papel, será el recinto para eventos musicales y deportivos cubierto más grande de España, con capacidad para 21.000 espectadores, junto al Puente de las Delicias. La intención de la empresa de grandes espectáculos Octagon S2 y del fondo de inversión americano Orion es construir en primer lugar este espacio escénico, que tiene un presupuesto de 60 millones de euros, y posteriorente iniciar las obras del futuro centro comercial que completará el proyecto, que eleva la inversión a 400 millones sólo en el apartado de construcción.

Además, se invertirán otros 300 millones para urbanizar la zona y poner en servicio el área de ocio. Así de contundentes son los datos que dieron a conocer ayer en Madrid los responsables de esta iniciativa durante un acto celebrado en el WiZink Center de la capital —antiguo Palacio de los Deportes—, instalación que gestiona la misma empresa que se hará cargo de Sevilla Park, Supera. El director de comunicación, Manuel Saucedo, y el presidente de Octagon S2, Xavier Bartrolí, confesaron abiertamente su hastío ante la lentitud administrativa del Ayuntamiento de Sevilla, pero confirmaron que si se cumple el plazo pactado y en marzo del año que viene pueden empezar las obras, Sevilla Park será una realidad a finales de 2020, ya que el tiempo estipulado para la ejecución del recinto es de 18 meses.

«Llevamos más de cinco años detrás de esta ilusión que esperamos que se haga realidad en 2020», explicó Bartrolí, que aseguró estar «cansado» de las dificultades que está teniendo el proyecto: «Estamos aprendiendo a base de bofetadas, pero estamos ahora a la espera de la modificación del PGOU y luego vendrá el Plan Especial de los usos de esos suelos. Hay un compromiso claro del Ayuntamiento y de su actual alcalde, cuyo apoyo agradezco, y el calendario que hemos pactado indica que en marzo de 2019 podríamos empezar a construir».

La intención es que en el pleno de abril se apruebe la modificación puntual necesaria para albergar este proyecto en los suelos del Puerto de manera provisional y que en verano se apruebe la definitiva. Para ello, antes se tendrán que resolver todas las alegaciones presentadas, algo que el Ayuntamiento aún no ha hecho, según confirman fuentes municipales.

No obstante, Urbanismo está en esa fase del proceso. Y paralelamente se tramitará el plan especial para acortar los plazos. Pero ya no hay más margen, como aclaró sin rodeos el propio Bartrolí: «Si en marzo d 2019 podemos construir, Sevilla Park será una realidad. Si no conseguimos esto, las cosas no se nos pondrán fáciles. Para nosotros es importantísimo empezar a programar ya los grandes espectáculos y es imprescindible que esta vez se cumplan los plazos. Más allá de las palabras y los gestos necesitamos documentación». La cartera de artistas con la que trabaja Octagon va desde U2 a Beyoncé pasando por Pablo Alborán o Alejandro Sanz. Su intención , de hecho, es que todas las estrellas que hagan gira pasando por el WiZink Center de Madrid hagan también escalada en Sevilla. Por eso el mensaje de los promotores es tan contundente. Manuel Saucedo lo recalcó: «Es ahora o ahora. Hemos hecho un esfuerzo para mantener a los inversores que han tenido una paciencia franciscana. Confían en Sevilla. Estamos cansados después de cinco años y esto es lo mínimo que podemos decir. Es verdad que la administración pública tiene sus ritmos y nos parecen legítimos los calendarios de la administración, pero ya ha llegado el momento de hacerlos compatibles con los empresariales».

Todo este plan cuenta con un escollo importante que explica en gran medida el retraso administrativo: junto a la zona de ocio prevista están los depósitos de hidrocarburo de CLH. La iniciativa obliga a trasladar estas instalaciones a otro punto del Puerto, pero la empresa afectada no está dispuesta a asumir ningún coste por esta mudanza. Sin embargo, Bartrolí adelantó ayer que ya hay un contrato firmado entre ambas partas para que los inversores de Sevilla Park costeen íntegramente la reubicación de CLH, lo que supone un gasto de unos 30 millones de euros. «CLH ha tenido la máxima colaboración», detalló. El acuerdo consiste en que la empresa de hidrocarburos se trasladará una vez que empiecen las obras del recinto, es decir, cuando tenga la seguridad de que el proyecto saldrá adelante. Por lo tanto, el centro comercial, que se ubicará en esta zona, será lo último que se construya. La previsión es que esté activo en 2022. CLH, por su parte, se trasladará a unos terrenos de la Autoridad Portuaria anexos al actual oleoducto, aunque los responsables de Sevilla Park no quisieron desvelar este detalle.

Bartrolí defiende con rotundidad que este proyecto será rentable «porque el mercado de los grandes acontecimientos musicales y deportivos en España funciona bien y cuantas más salas tengamos, más competitivo es el país. Ahora sólo hay dos, el Palau Sant Jordi de Barcelona y el WiZink Center de Madrid, y no vamos sobrados. Ahí encajaba la construcción de un gran recinto en el Sur y en este sentido hemos venido trabajando en Sevilla».

Competencia con Palmas Altas

Otro de los obstáculos que se le han planteado a Sevilla Park es la posible saturación de centros comerciales en la ciudad, ya que próximamente abrirá el nuevo de Torre Sevilla y ya están en marcha las obras de Palmas Altas. Para el presidente de Octagon, esto tampoco es un problema, aunque admite diferencias con los responsables de este último espacio: «Nos sorprenden las triquiñuelas de un abogado de Málaga que ha presentado alegaciones a nuestra iniciativa en nombre de Palmas Altas, pero el sol sale para todos y nosotros no vamos a poner ninguna alegación. Toda competencia es buena». Conclusión: la pelota para que Sevilla entre en el circuito de las grandes estrellas mundiales de la música está en el tejado del Ayuntamiento