El Dodge 3700 GT es un coche que se ha usado desde hace más de cuatro décadas para servicios funerarios
El Dodge 3700 GT es un coche que se ha usado desde hace más de cuatro décadas para servicios funerarios - ABC
Movilidad

De paseo por Sevilla... en un coche fúnebre

Un sevillano se compra un vehículo funerario de más de cuatro décadas para uso personal

SevillaActualizado:

Aparcado en la calle Cruz Verde de Sevilla, se ha podido ver estos días un vehículo de grandes dimensiones que llama poderosamente la atención de todos los que pasan a su lado.

Habituado a verse en otros escenarios más fúnebres, un vecino del entorno de la calle Feria ha adquirido recientemente un coche de —como vulgarmente se dice— «muertos». Sí, así como suena. Se trata de un vehículo Dodge 3700 GT fabricado en la década de los setenta del pasado siglo en nuestro país, de color gris y que ha sido empleado durante años para portar los ataúdes.

Su propietario lo ha comprado a un agente jubilado de la policía local de Caravaca de la Cruz (Murcia) y desde hace unos días circula por las calles de Sevilla, donde muchos ciudadanos se han «quedado muertos».

«Hace un par de días lo vimos cuando salíamos de tomarnos unas copas por la Alameda. Nos quedamos muertos cuando nos topamos con este coche tan antiguo y tan grande. Pensamos en principio que estaba aquí para recoger a un muerto, pero luego nos dimos cuenta de que no podía ser, que era muy antiguo», comenta Manuel, una de las personas que se han topado con este coche.

En este caso se trata de un coche fabricado en 1977, con lo que ya lleva más de cuarenta años «prestando servicios», si bien desde hace tiempo dejó de hacerlo.

El objetivo del nuevo propietario es convertirlo en vehículo histórico que, según la normativa vigente, está exento del pago de impuestos de matriculación. El coche, que monta un motor de 3.700 centímetros cúbicos, cuenta con solo dos plazas y con un «amplio maletero» donde, según la guasa sevillana «caben muchas bolsas del Mercadona», espetó Marta, una de las personas que se han hecho un «selfie» con este coche.

Uno de los grandes problemas, además de los prejuicios que tiene que soportar su propietario por adquirir este coche fúnebre, es el tema del aparcamiento. Con algo más de cinco metros de longitud, resulta bastante complicado encontrar hueco en la zona de la calle Feria, donde cada día resulta más difícil encontrar un aparcamiento.

Matriculado en la provincia de Zaragoza, el coche ha prestado servicios durante muchos años en una funeraria de Teruel, en concreto en Pompas fúnebres Alcañiz, como puede observarse aún en una rotulación que permanece en el cristal trasero.

En una página de compras y ventas por internet, este modelo se puede adquirir por unos tres mil euros, eso sí «le hace falta pasar la ITV», como se explica en un comentario del vendedor. Algo que no le ocurre al de este vecino de Sevilla, quien ha logrado pasar la Inspección Técnica de Vehículos sin problemas. En otra página web de subastas, se ha podido adquirir por otro propietario por unos 1.900 euros hace unos años.

El Dodge 3700 GT es de fabricación española que lo puso en venta entre los años 1971-1977 Chrysler España. Como curiosidad, cabe destacar que en el año 1971 el Dodge 3700 GT fue elegido coche del año por la prensa española. Se trataba de un coche de grandes prestaciones, de lujo, para clientes de gran poder adquisitivo.

De hecho, este modelo ha pasado a la historia por haber protagonizado uno de los hechos más luctuosos y trágicos que se recuerdan, como fue el atentando sufrido por el presidente del gobierno de España durante la dictadura franquista, Carrero Blanco.

Desde hace unos días, un modelo similar a este, aunque fabricado para otros fines, circula por las calles de Sevilla, si bien su propietario pretende disfrutarlo como un objeto más de coleccionista.