Imagen del registro al coche del estafador, que fue detenido en San Juan
Imagen del registro al coche del estafador, que fue detenido en San Juan - ABC
Sucesos

Un estafador detenido en San Juan se hace con 26 móviles de gama alta con una simple llamada

Los terminales los compraba a nombre de clientes de una compañía que no verificó la identidad de la persona que realizaba las operaciones vía telefónica

SevillaActualizado:

Un estafador afincado en Huelva ha dejado en evidencia los fallos de seguridad que tienen algunas compañías de teléfono a la hora de gestionar los datos personales de sus clientes. Con una llamada de teléfono y aportando verbalmente el número del DNI y el nombre completo de una persona era capaz de adquirir un teléfono de gama alta, cuya factura iba a esa tercera persona. De esa manera, la Policía Nacional de Sevilla le vincula con 26 compras con las que consiguió estafar unos 26.000 euros que es el valor total de los terminales que consiguió de la compañía y que después revendió en el mercado negro.

Además de esa veintena de casos, los agentes han localizado otros 40 que guardan relación aunque por ahora no han podido imputárselos al investigado. Por tanto, podría tratarse de una práctica obra de más personas.

El estafador, identificado como David S. M., de 36 años y natural de Sevilla aunque reside en la vecina Huelva, fue detenido el pasado 20 de marzo en San Juan de Aznalfarache cuando iba a recoger su último teléfono móvil después de hacerse pasar por un cliente de esta localidad. Los 26 casos que los agentes achacan a este individuo los sufrió la compañía Jazztel.

Obtenie

David S. M. se hacía con los nombres y la enumeración de los documentos de identidad de sus víctimas potenciales a través de listados oficiales como los boletines de la provincia. Después llamaba a la compañía haciéndose pasar por esa persona y para comprobar si tenía contrato en vigor. Si resultaba que había acertado y era cliente de la citada compañía, cerraba la adquisición de un terminal de alta gama cuyo importe se cargaría en la factura de la víctima.

En esa misma conversación conseguía que el operador le facilitara la dirección de correo de la víctima y concertaba la entrega del móvil en el domicilio. Después se desplazaba a este lugar y aguardaba al repartidor para abordarlo antes de que tocara a la puerta. Le mostraba una copia manipulada de DNI y se quedaba con el teléfono móvil, que después revendía.

Gracias a la denuncia de un afectado, a quien el estafador le usurpó su identidad para adquirir un teléfono valorado en 1.000 euros, la Policía puso en alerta a la compañía y cuando intentó repetir la jugada con un cliente de San Juan de Aznalfarache, los agentes lo estaban esperando y fue detenido.

Tras pasar a disposición judicial, quedó en libertad con cargos. David D. M. cuenta con antecedentes por estafa, falsedad documental, robo con fuerza y salud pública.