Es noticia:

Diez mil diseñadores amateur quieren ser «Maestros de la costura» en TVE

Shine Iberia («MasterChef») trabaja para adaptar el formato británico para la cadena pública

Cásting del programa en Madrid
Cásting del programa en Madrid - TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Batas de cola, vestidos para la Barbie inspirados en el atuendo de Lady Gaga, chaquetas de fallera, mantos para vírgenes, faldas de látex con vuelo, trajes de cóctel, disfraces… Cualquier prenda de vestir de diseño propio sirve para hacerse con una plaza en «Maestros de la costura», el nuevo concurso de TVE y Shine Iberia, presentado por Raquel Sánchez Silva, que busca al mejor diseñador amateur de España y del que aún desconocemos la fecha de estreno.

«El formato es originario de Reino Unido y contaban que en su edición más numerosa se presentaron 3.000 candidatos; aquí hemos recibido unos 10.000. En España se cose mucho», explica Esther González, responsable de casting del programa, que ya ha buscado candidatos en Barcelona, Valencia y Sevilla. A estas pruebas regionales se han presentado unas sesenta personas, 120 en el caso de Madrid, donde se han visto obligados a abrir dos días de casting.

Jueces de altura

La primera parte de la prueba consiste en mostrar a los expertos una prenda que los represente. Por la tarde, tendrán que coser un top con una serie de materiales que les entregarán desde el espacio y someterse a una entrevista individual con los redactores. La exigencia será máxima, ya que los jueces del concurso serán los diseñadores Lorenzo Caprile, María Escoté y Palomo Spain (Alejandro G. Palomo). «Fundamentalmente buscamos destreza y creatividad. En cuanto a la técnica, tienen que tenerla pero se puede adquirir poco a poco durante el programa. Y luego hay una cosa adicional en los todos los talent show que es la pasión», cuenta González.

Precisamente ilusión y emoción es lo que se respira en el casting más colorido y vistoso de la televisión. Un ímpetu que refleja a la perfección Ana, estudiante de Magisterio, que lleva tiempo ahorrando para hacer un master de Moda. «Me hizo muchísima ilusión cuando vine a la Fashion Week de Madrid y me preguntaron por unos pantalones que me había hecho yo misma», relata. «Yo soy superamateur, pero hago mis trajes de gitana y ojalá pudiera aprender», añade. A su lado, la gallega Iria, que ha aprendido en una escuela de Moda, afirma que lo importante es «divertirse con los patrones», «ser transgresora» y demostrar que las jóvenes también pueden dedicarse a la sastrería. «La normalidad está sobrevalorada, hay estereotipos que hay que romper», concluye Claudia alias «Goatclaw», periodista de formación reconvertida en personal shopper y Youtuber de moda.

«El tiempo entre costuras»

«Hay dos hitos que han animado a la gente a ponerse a diseñar. El primero la serie “El tiempo entre costuras”, y la segunda la venta de una máquina de coser lowcost en un conocido supermercado», reconoce la responsable de Shine Iberia, encargada también del casting de «MasterChef». «Hay jóvenes que empiezan por la “customización”, mujeres mayores, chicos de escuela de diseño que trabajan con materiales poco usuales y señores que empiezan con cometas o redes de pesca y acaban aprendiendo», puntualiza González.

Entre los veteranos destaca Isabel, empresaria recién jubilada que ve una nueva oportunidad para emprender una carrera. «Tengo muchos proyectos. Ahora que mis cuatro hijos son mayores, mi labor de encarrilarlos ya ha cumplido. Y fíjate, solo sabe coser mi hijo, pero no las tres chicas», reconoce esta admiradora de Valentino. Fernando, antiguo arquitecto, también quiere darle un giro a su vida. «He traído un vestido de cóctel que le encanta a mis sobrinas. Ellas esperan que me cojan, están convencidas», plantea. «No sería el primer diseñador con formación en arquitectura. Pierre Cardin, Gianni Versace y Paco Rabanne la tenían».

Al ser la primera edición, menos concursantes llegan buscando la fama. «Son perfiles que no se verían en otro sitio, gente que solo haría programas de costura», puntualiza la directora de casting. Como Pablo, dj formado en arte dramático que hace ropa no ajustada con látex de elaboración propia. «Si hay dos industrias de las que podemos sacar pecho en España son la gastronomía y la textil. Hace falta poner en valor estas profesiones», subraya González. ¿Acudirá Amancio Ortega al espacio? «Lo mío es el casting y lo veo ya bastante profesional», bromea González.

Tras pasar una prueba más en la que elegirán a los doce concursantes de «Maestros de la costura», los elegidos tendrán que demostrar su creatividad y talento transformando prendas, haciendo patrones e incluso diseñando y cosiendo sus propias creaciones de alta costura y prêt-à-porter con todo tipo de tejidos y técnicas. El ganador hará su propia línea de ropa y tendrá un premio en metálico. «Aunque a priori suene raro un programa donde ves a gente coser, te das cuenta de que es mágico cómo transforman un trozo de tela en una maravilla, y todo ello con el agobio de las pruebas», remata González.