Es noticia:

ANHQV La icónica escena de «Aquí no hay quien viva» que triunfa en una página porno

Solo participó en un episodio de la ficción, pero la secuencia de Jordi Vilches con Marisa, Concha y Vicenta se ha convertido en todo un objeto de culto

Marisa (Mariví Bilbao) y Vicenta (Gemma Cuervo), dando de beber leche a Nacho (Jordi Vilches)
Marisa (Mariví Bilbao) y Vicenta (Gemma Cuervo), dando de beber leche a Nacho (Jordi Vilches) - ATRESMEDIA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hay secuencias de series y películas que quedan grabadas en la retina para siempre. Los ejemplos son muchos e incontables, pero seguro que los seguidores de «Aquí no hay quien viva» recuerdan perfectamente una legendaria escena del octavo capítulo de la tercera temporada de la serie de Antena 3.

El episodio en cuestión, titulado «Érase un famoso» y emitido por primera vez en la primera cadena de Atresmedia el 24 de noviembre de 2004, es uno de los más recordados de la historia de la ficción creada por los hermanos Caballero. También uno de los que más audiencia tuvo, pues fue seguido por 8.371.000 espectadores y tuvo un 43,1% de 'share'. Casi nada.

Aunque más allá de ello, aquel fue el único capítulo en el que apareció el característico actor Jordi Vilches. El intérprete dio vida a Nacho Martín, un joven voluntario cuyos servicios son requeridos por dos de las tres «señoras», Marisa (Mariví Bilbao) y Concha (Emma Penella) cuando la tercera en discordia, Vicenta (Gemma Cuervo), encargada de las tareas del hogar, se marcha de viaje para visitar a una tía suya que está enferma.

Fingiendo estar enfermas, Marisa y Concha consiguen que el joven trabaje para ellas de manera gratuita, aunque terminan mosqueándose ante la alta implicación del chico en sus cuidados. Por ello, deciden contarle la verdad en un momento en el que charlan con él en el salón, aunque el joven no deja de insistir en que se beban «un vaso de leche» que les ha preparado. Primero, de buenas maneras, pero después no tanto. «¡Que se beban la leche, coño!», termina chillando a las dos mujeres, que acaban haciéndole caso.

Como algunos espectadores sospechaban, aquellos «vasos de leche» contenían somníferos, por lo que el joven, que en realidad era un estafador, consiguió drogar a Concha y Marisa y atarlas a la cama para robar sus joyas. Finalmente, las ancianas lograron evadirse gracias a la ayuda de Vicenta, que regresó de su viaje, y entre las tres consiguieron atar a Nacho a la cama con cuerdas y en venganza, le obligaron a beber leche en grandes cantidades. «¡No, por favor! ¡Más leche no!», termina gritando, desesperado.

Más de ocho millones de visitas

Aquel capítulo fue el único en el que apareció el personaje al que dio vida Vilches, aunque el actor reconoce que Nacho nunca le ha abandonado. Así lo aseguró a este medio durante el rodaje de la serie «Snatch», basada en la película homónima de Guy Ritchie y en la que el actor interpreta a Ramiro Ramírez. Lo hizo en Málaga, en un encuentro con ABC durante el rodaje de la ficción. «Mira que he hecho cosas, pero es por ese capítulo por el que la gente más me conoce. Por la calle, me repiten la frase: “Venga señoras, a beberse la leche y a la cama”».

Tal es el «hype» generado por la escena que el momento en el que las señoras le encadenan a la cama se ha convertido en un objeto de culto... en una página web porno, como afirmó el propio Vilches. «Hace poco me enteré de que lo colgaron en una página porno con el título “joven bondage abuelas”, o algo así. ¡Y tiene más de ocho millones de visitas!», confesó el actor. Una anécdota de lo más curiosa, que pone en valor el fenómeno que fue «Aquí no hay quien viva» a principios de siglo.