Es noticia:

White Boy Rick, el informante más joven del FBI con apenas 14 años

El director Yann Demange narra la historia real del adolescente Richard Wershe Jr.

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Para entender cómo el adolescente Rick Wershe Jr. se ganó el icónico apodo callejero «White Boy Rick» es importante saber cuándo y dónde creció. Wershe nació el 18 de julio de 1969 en un barrio obrero del este de Detroit, poco tiempo después de las famosas revueltas de 1967. El violento levantamiento urbano, junto con el colapso de la industria automovilística, desestabilizó la ciudad. Los trabajos e infraestructuras colapsaron y surgió una nueva subcultura violenta y corrupta que tomó el control. A mediados de los 80, Detroit fue además una de las ciudades más afectadas de la epidemia de crack que asoló al país.

La ciudad empezó a caer entonces en una espiral de crimen y tráfico de drogas. Citando a Michael Cooper en un artículo del «Village Voice» de 1987: «Según estimaciones oficiales, hay al menos dos armas por persona de media en el área metropolitana de Detroit. Han sido asesinados 56 adolescentes este año. Casi 300 han sido heridos. En lo que va de año hay 10 fallecidos más que en todo el año pasado, y la cifra de heridos aumenta alarmantemente de los 365 de 1986. Detroit es una ciudad en el que el horror alcanza proporciones cinematográficas… La violencia en Detroit no conoce límites. La vemos en los rascacielos del centro, en las casas de clase media-alta, en los bloques de apartamentos de la zona oeste y en los barrios pobres del Este. Detroit se ha convertido en una pesadilla en la que se te paralizan las piernas mientras te persiguen los monstruos y no puedes escapar… Los niños de Detroit son algo más que datos de policía en gráficos de periódicos distribuidos a la hora de la comida o una noticia del telediario que se convierte en una conversación después de cenar. Los niños de Detroit sufren una enfermedad tan nueva, poderosa y letal que todavía no tiene ni nombre».

En ese entorno creció Rick Wershe Jr., un adolescente carismático con cara de niño. A diferencia de la mayoría de las familias blancas que abandonaron el este de Detroit después de las revueltas, la familia de Rick se quedó en su modesta casa dentro de un barrio predominantemente afroamericano. Mientras la creciente desigualdad racial daba forma a la nueva Detroit, los Wershe, como muchos otros vecinos, se veían aprisionados por la economía, la estratificación social y, en el caso de Richard Wershe Sr, casi por una lealtad enfermiza al sueño americano. Por culpa de la nueva economía tóxica de la ciudad, ningún hombre joven, sin importar la raza, tenía más salida que aquella que le daban las drogas y el crimen organizado.

Es 1984 y Rick Wershe Jr. era un chico de 14 años que vive en un mundo doméstico disfuncional con su padre, Richard Wershe Sr, un estafador y comerciante de armas, y su hermana mayor, Dawn, una chica rebelde adicta a las drogas. Sus abuelos, Roman Wershe, que trabajó durante 40 años en Chrysler, y su mujer Verna Wershe, viven en la acera de enfrente. La madre de Rick abandonó a la familia unos años antes después de un amargo divorcio.

Rick y su padre mantenía una relación paternofilial poco ortodoxa. Eran amigos y, en ocasiones, compañeros de negocios, como cuando Rick le acompañaba a estafar a unos traficantes de armas sin escrúpulos. Cuando no estaban soñando con un nuevo golpe o con abrir su propio emporio de vídeos, Richard Wershe Sr usaba su conocimiento del mundo de las armas para hacer un dinero extra como informante para los cuerpos de seguridad. Cuando la policía atrapó a su padre y amenazaron con meterle en la cárcel, Rick, en un intento por salvarle a él y a lo que queda de la familia, aceptó convertirse también en un informante secreto.

A los 14 años, el FBI y la policía de Detroit reclutaron a este astuto adolescente como informante confidencial encubierto dentro del mundo de las drogas. Aunque no estaba involucrado aún con ese mundo, Rick tenía muchos contactos dentro de su barrio multicultural. Su encargo principal era infiltrarse en la Curry Crew que dominaba la escena del este de Detroit. Estaba liderada por el carismático Johnny «Lil Man» Curry, tenían mucho peso político puesto que su mujer, Cathy Volsan-Curry, era la sobrina del alcalde de Detroit Coleman Young. Estos lazos políticos ayudaron a que el negocio de la Curry Crew creciese, aunque más tarde estas conexiones perjudicasen al joven Rick Wershe Jr.

Rick se hizo amigo del más joven de los hermanos Curry, Rudell «Boo» Curry, y poco después se adentró en el peligroso mundo de los coches de carreras, vida nocturna, abrigos de visón, joyería dorada y violencia siempre que fuese necesaria. Wershe se ganó la confianza de Johnny Curry rápidamente y escaló puestos dentro de la organización. Con la relación entre Rick y su padre empezando a deteriorarse, Curry se convirtió prácticamente en la figura paterna del joven protegido. Rick ascendió rápidamente en la escena de drogas local granjeándole su apodo, «White Boy Rick», al mismo tiempo que los cuerpos policiales le guían y alientan.

Los responsables de Rick dentro del FBI y la policía de Detroit incluso agasajaron al menor de edad con dinero de bolsillo, billetes de avión y documentos de identidad falsos, para que pueda unirse al clan en Las Vegas para la gran pelea Hearns/Hagler donde esperaban que pudiera recabar información que pudieran usar más tarde en el caso contra los grandes traficantes de Detroit.

Después de varios peligrosos encontronazos entre los hermanos Curry y los cuerpos de seguridad, un asaltante desconocido disparó a Rick. El joven sobrevivió al tiroteo, y mientras se estaba recuperando el FBI hizo una redada y arrestó a la Curry Crew. Debido al trabajo de Rick como informante, el clan es capturado y mandado a prisión. Pero es también justo en ese momento, cuando consiguen lo que estaban buscando, cuando el FBI y los cuerpos de seguridad locales le cesan como informante. Mientras tanto, Rick intentó arreglar la relación con su padre y juntos ayudaron a su hermana.

Una vez dejó de ganar dinero de los hermanos Curry y de los cuerpos de seguridad, el adolescente, que ya había abandonado el instituto hacía tiempo, recurrió a la única habilidad que tiene, traficar con drogas. Con el clan Curry en la cárcel, Rick decidió crear un imperio propio, cruzando la línea entre informar sobre criminales a convertirse en uno.

El joven se aprovechó de la situación y usó los contactos que ha ido haciendo para cerrar un trato con el traficante que abastecía a los hermanos Curry, Art Derrick. Rick hizo también buenas migas con Cathy, la mujer de Johnny «Lil Man» Curry. Richard Sr. formó equipo con Rick como en los viejos tiempos, siendo su cómplice y viajó junto a Art Derrick a Miami para cerrar un trato con los cubanos que abastecieron a Derrick con la mercancía ilegal. Estuvo a punto de convertirse en un traficante de drogas con letras mayúsculas gracias a las habilidades aprendidas de los cuerpos de seguridad.

El fin de la carrera criminal de Rick llegó en mayo de 1987, cuando el joven de 17 años fue arrestado con 8 kg de cocaína y sentenciado bajo la Ley Lifer 650 de Michigan, una ley de 1978 que ordena cadena perpetua sin libertad condicional para cualquiera condenado con más de 650 gramos de cocaína.

Ya en la cárcel, los federales rehúsan confirmar o negar su involucración como informante, así que con idea de reducir o eliminar su sentencia, Wershe delató a miembros de las altas esferas de los cuerpos de seguridad de Detroit hasta llegar al mismísimo alcalde Coleman Young. Rick la tomó con la jerarquía entera del corrupto gobierno de Detroit, pero su sentencia no se redujo, llevando a la especulación de que grandes poderes nunca permitirán su libertad condicional.

En lo que parece una venganza política, Wershe pasó los siguientes 29 años en la cárcel de Michigan, siendo el condenado juvenil no violento más longevo del Estado. El 14 de julio de 2017, se votó por mayoría su puesta en libertad. De cualquier forma, todavía le quedan cumplir tres años en Florida por otra condena distinta. El preso de 47 años podría ser pasar su 50 cumpleaños en libertad.