Es noticia:

Redford: el mejor actor despeinado de la historia

Robert Redford
Robert Redford - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Robert Redford es el actor mejor despeinado de la historia, y ese preciso, calculado y estiloso desorden de su cabello ha tenido siempre debajo a un tipo íntegro, sin ondulaciones y con una meticulosa composición de vida y obra, solo comparable (si uno es de comparar) a la de su mejor compañero de cabalgada, Paul Newman. De sus virtudes como persona, apenas se encontrarán un par de twits que las pongan en duda, y de sus virtudes como actor quizá la más evidente sea su elegancia para estar en el plano junto a «el otro», y definimos a «el otro», que sería Newman en «Dos hombres y un destino», o Jane Fonda en «Descalzos en el parque», o Meryl Strep en «Memorias de África», o nadie en «Las aventuras de Jeremiah Johnson»…, tan buen intérprete en su lugar exacto de la película que era capaz de sublimar su contraplano, ya fuera un jamelgo como en «El hombre que susurraba a los caballos» o fuera Barbra Streisand en «Tal como éramos» o un smoking en «El Gran Gatsby». Tan gran actor que solo tiene un Oscar honorífico y otro como director por «Gente corriente».

El cutis de su filmografía no es perfecto y presenta algunas (pocas) irregularidades, en títulos como «Íntimo y personal» o «Pacto de silencio» que «sólo» son buenas películas, y que la ponen en metafórica sintonía con la naturaleza de su propia epidermis facial; aunque su imagen en el interior de cualquier película es siempre perfecta y también en sintonía, en este caso, con su excelencia dental. Héroe, aventurero, presidiario, canalla, jugador o ladrón de bancos, como en esta que será su última aparición en cine, «The old man & the gun», Redford es siempre el tipo de hombre al que cualquiera querría parecerse. Y ahora dice Robert Redford que se despide, pero…, ¿de quién? …, de mí y de usted no será, que lo seguiremos viendo hasta nuestra propia despedida.