OPINIÓN

Utopía

Un lugar encantador e irrepetible porque Miguel Ángel Fernández personalmente lo animaba desde que abrió sus puertas en 2006

Actualizado:

Transcurrió su vida atrapando utopías hasta que su quebradiza salud dio por terminada una travesía plena de aventuras y de conocimientos. Miguel Ángel Fernández falleció sigilosamente en su último refugio, fue el 17 de febrero de 2017 en una modesta vivienda en la larga avenida que recorre la barra litoral que ocupa el ensanche de la ciudad vieja de Cádiz. Solo sus amigos mas íntimos conocieron entonces la pérdida de tan entusiasta animador del arte y la cultura de nuestra época. Algo más tarde, los días 21 y 22 de abril se le rinde homenaje en el Hotel Utopía, su último invento, un establecimiento fantástico que tal vez resumía sus sueños y anhelos mas profundos, situado precisamente donde estuvo la