EL Apunte

Pulso laboral en Airbus

La dirección de la compañía insiste en la legalidad del despido de un trabajador de Puerto Real

Actualizado:

La dirección de Airbus en Puerto_Real es consciente de que la decisión laboral que ha tomado contra uno de sus trabajadores es del todo legal. El despido de un empleado por razones objetivas viene regulado por el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 52.D y este argumento es la principal defensa que esgrime la empresa para no ceder un milímitero de su posición inicial. Los representantes sindicales saben también que la medida es del todo legal, otra cosa bien distinta es que sea justa, acertada y ética. De momento, las espadas están en alto y la presión de la plantilla para desactivar el despido es brutal. Nunca antes se había vivido una situación así en Airbus. La compañía aeronáutica ha tenido conflictos laborales de mayor y menor escala a lo largo de su vida, pero los más viejos del lugar no recuerdan que un despido en una factoría como la de Puerto_Real provocara una reacción en cadena en el resto de plantas del país. Hay mucho en juego. Los representantes de los trabajadores temen que si el despido de Antonio Barce se lleva a cabo definitivamente se crearía un precedente difícil de combatir, es decir, las bajas por espacio corto de tiempo estarían bajo sospecha y serían un riesgo para el propio empleado.

Precisamente, el articulo 52.D es el que lo regula y faculta a la empresa a despedir al trabajador si el número de bajas intermitentes impide al empleado cumplir con su jornada y con la producción. La empresa ha tratado de subir el finiquito del despido para abortar la huelga y las movilizaciones, pero el comité de empresa se ha negado a aceptar esta oferta. La única posibilidad de acuerdo pasa por la readmisión del trabajador en su puesto. Las factorías españolas de Airbus vivieron ayer una jornada de paros puntuales de dos horas por turno que se mantendrán todos los martes y jueves hasta que se solucione el conflicto.

La empresa señala que, de momento, la movilización no está afectando a la producción en las plantas de ensamblaje, ya que la compañía había previsto con antelación las consecuencias del conflicto y pudo acumular stocaje. No obstante, el stock se acaba la semana que viene y será entonces cuando se produzcan las primeras cesiones por ambas partes. La huelga de una semana que ha soportado la plantilla de Puerto_Real y los paros parciales repercutirán en la nómina de junio. No se descarta una solución salomónica.