El Seat Tarraco ya demuestra sus capacidades tanto por carretera como en la montaña

El confort, la seguridad y el espacio, algunos de los rasgos más relevantes

MADRIDActualizado:

El Seat Tarraco empieza a rodar y lo hace camuflado para no revelar sus líneas de diseño. Apenas unas semanas antes de su presentación, el próximo 18 de septiembre en Tarragona, Stefan Ilijevic, responsable de Predesarrollo, Patentes e Innovación de Seat, se pone al volante del nuevo modelo para probar todas sus prestaciones. Haciendo honor a su nombre, el tercer SUV de la marca -que actualmente cuenta con el Ateca y el Arona- circula por un terreno típicamente tarraconense, con los relieves de la costa mediterránea. Estas son las primeras impresiones al volante:

-El más grande de la familia: Tras arrancar el motor y tomar las primeras curvas, Stefan comenta: las sensaciones al volante del nuevo Seat Tarraco son impresionantes. Es muy dinámico y a la vez te hace sentir muy seguro». El último SUV de la compañía de Martorell cuenta con hasta siete plazas y un maletero de 760 litros. El conductor tiene «una gran sensación de amplitud, de volumen», añade el ingeniero.

-En buena forma sobre cualquier terreno: El Tarraco se enfrenta a un circuito «offroad» para poner a prueba su funcionamiento antes de la presentación internacional. «Es capaz de superar un terreno montañoso, pedregoso y con pendientes de hasta el 70%», comenta el ingeniero mientras desciende una bajada muy pronunciada. «Su tracción a las cuatro ruedas parece no tener límites. Ahora el coche está frenando por sí mismo», añade Stefan.

-Sin miedo a los virajes extremos: El coche sigue su recorrido y, en una curva muy cerrada, avanza ladeado. «Está diseñado para poder superar con éxito inclinaciones laterales del 85%. La sensación en un tramo como éste es de robustez, seguridad», comenta. Además, este modelo incorpora dos nuevos asistentes a la conducción. Uno de ellos es el Rollover Assist, que desbloquearía las puertas, pararía el motor y activaría una llamada de emergencia de forma automática en el caso de un hipotético vuelco.

-Hasta seis modos de conducción con un simple gesto: «Giramos la posición del selector de modos de conducción y listos para circular por el asfalto». Después de completar el recorrido «offroad», Stefan cambia al modo «sport». Gracias a este sistema, este coche resulta muy versátil: «Se puede utilizar en la montaña el fin de semana y a la vez resulta cómodo para circular por ciudad», explica el ingeniero. Además, gracias a la suspensión adaptativa (DCC), «tienes la sensación de dinamismo en un coche que también puede acompañarte para cubrir largas distancias», concluye.