EFE

Los últimos escándalos que han sacudido a algunas de las ONG más importantes del mundo

Varias antiguas trabajadoras de la ONG Médicos Sin Fronteras denunciaron ayer jueves el uso de prostitutas por parte de compañeros

MADRIDActualizado:

Varias antiguas trabajadoras de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) denunciaron ayer jueves el uso de prostitutas por parte de compañeros desplegados en países africanos y haber sido objeto de acoso sexual por parte de estos en los últimos años. La organización, una de las mayores del mundo en asistencia humanitaria, indicó que no ha encontrado «pruebas» que respalden las denuncias formuladas en el programa en base a la información proporcionada por la «BBC» «debido a la falta de detalles». A pesar de ello, MSF sí envió un mensaje disculpándose por los «casos de acoso, abuso o maltrato» dentro de la organización: «Lamentamos que se hayan producido casos de acoso, abuso o maltrato en nuestra organización o que las víctimas de estos comportamientos hayan sentido que sus quejas no se trataron de la forma adecuada».

El escándalo provocado por estas revelaciones se une al protagonizado por la ONG Oxfam hace unos meses. En febrero, el diario británico «The Times» desveló que algunos de sus altos cargos organizaron fiestas sexuales con prostituas y orgías. Las fiestas tuvieron lugar mientras distribuían ayuda humanitaria en Haiti tras el terremoto del año 2010 en el que murieron 220.000 personas y resultaron heridas más de 300.000. El informe confidencial al que tuvo acceso el periódico aseguraba que existía una «cultura de la impunidad» entre algunos miembros del personal desplazados a este país, y señalaba que entre las personas de las que abusaron había menores de edad, como informó Iván Alonso.

Como luego desveló el diario británico «The Guardian», el responsable de las fiestas sexuales en Haiti, Roland van Hauwermeiren, ya había sido obligado a dimitir de la ONG Merlín en 2004 tras haber sido acusado de prácticas similares y de abusos sexuales en Liberia durante una misión en el país africano. Por su parte, la directora adjunta de Oxfam en Reino Unido, Penny Lawrence, dimitió por el escándalo sexual desvelado por la prensa británica y ocultado por la organización. Además, el director ejecutivo de Oxfam en el Reino Unido, Mark Goldring, también anunció que dejaría su puesto a final de año para favorecer que la organización humanitaria se «reconstruya y se renueve».

Otro caso es el del ex número dos de Unicef, Justin Forsyth, que también tuvo dar un paso atrás y pedir perdón tras desvelarse que cuando era consejero delegado de Save The Children fue investigado en dos ocasiones tras ser denunciado por conducta inapropiada con varias mujeres que trabajaban en la organización. Forsyth presentó su dimisión después de admitir haber cometido «algunos errores personales» y tras asegurar que se había «disculpado sin reservas» con las tres trabajadoras que alertaron sobre sus actos.