Los ministros del nuevo gobierno de Angela Merkel (a la derecha). De izquierda a derecha, y de arriba a abajo: Helge Braun (jefe de Personal), Julia Kloeckner (Alimentación y Agricultura), Jens Spahn (Salud), Olaf Scholz (vicecanciller y Finanzas), Heiko Maas (Exteriores), Ursula von der Leyen (Defensa), Peter Altmaier (Economía), Anja Karliczek (Educación e Investigación), Hubertus Heil (Trabajo), Franziska Giffey (Familia), Svenja Schulze (Medio Ambiente), Gerd Mueller (Desarrollo), Horst Seehofer (Interior), Katarina Barley (Justicia) y Andreas Scheuer (Transporte)
Los ministros del nuevo gobierno de Angela Merkel (a la derecha). De izquierda a derecha, y de arriba a abajo: Helge Braun (jefe de Personal), Julia Kloeckner (Alimentación y Agricultura), Jens Spahn (Salud), Olaf Scholz (vicecanciller y Finanzas), Heiko Maas (Exteriores), Ursula von der Leyen (Defensa), Peter Altmaier (Economía), Anja Karliczek (Educación e Investigación), Hubertus Heil (Trabajo), Franziska Giffey (Familia), Svenja Schulze (Medio Ambiente), Gerd Mueller (Desarrollo), Horst Seehofer (Interior), Katarina Barley (Justicia) y Andreas Scheuer (Transporte) - Afp

Merkel estrena gobierno con muchas caras nuevas

El SPD hace públicos sus ministros en la gran coalición, entre los que destaca el titular de Finanzas, Olaf Scholz

Corresponsal en BerlínActualizado:

El esfuerzo de los grandes partidos alemanes por renovarse ha dado como fruto un gobierno de gran coalición con muchas caras nuevas. Entre los ministros socialdemócratas, cuya designación acaba de hacer pública el SPD, destaca sin duda el ministro de Finanzas, el hasta ahora alcalde de Hamburgo, Olaf Scholz, no solo coordinará el trabajo del resto de los ministros socialdemócratas, sino que sustituye en el Eurogrupo al ahorrador compulsivo Wolfgang Schäulbe y que llevará a Alemania y a Europa por un camino en el que el gasto y la reducción del déficit guarden entre sí un cierto equilibrio. Puede hablarse con él de temas hasta ahora vetados en las conversaciones con Alemania, como una política europea de límite del superávit al 1% del PIB.

Otra estrella socialdemócrata es Heiko Maas, que pasa a Exteriores desde el Ministerio de Justicia, donde ha elaborado varias leyes de alto nivel durante la última legislatura que incluyen normas pioneras en protección y retención de datos, así como la nueva normativa para permitir una lucha más efectiva contra el terrorismo cortando fuentes de financiación y dando más margen a las fuerzas de seguridad. Abogado de 51 años, católico y convencido europeísta, ha establecido cuotas femeninas y frenos a la subida de los precios de los alquileres.

Presentación de los nuevos ministros socialdemócratas, este viernes en la sede del SPD
Presentación de los nuevos ministros socialdemócratas, este viernes en la sede del SPD - Efe

El Ministerio de Familia queda en manos de Franziska Giffey, hasta ahora alcaldesa del berlinés distrito de Neukölln, una de las 20 mayores ciudades alemanas y donde se las ha visto con complicados guetos musulmanes y difíciles puzles sociales. Jóven, mujer y procedente del este, cumple con todas las exigencias de las cuotas, pero lo que más cuenta para su partido es la experiencia obtenida en ese campo de pruebas y que será aplicada ahora a escala federal. Será seguramente el perfecto contrapeso socialdemócrata al Ministerio de Interior, que queda en manos del socialcristiano Horst Seehofer.

Seehofer era hasta ahora presidente de Baviera y líder de su partido, la CSU, pero ha perdido decisivas batallas internas y llega a Berlín como a un cementerio de elefantes. Todo lo que pudiera hacer desde este ministerio lo ha negociado previamente la gran coalición: restricciones a la reunificación familiar de refugiados y normativas de integración. Su ministerio ha sido renombrado para añadirle la palabra «Heimat», que significa hogar, nación… para facilitar a su partido la lucha contra Alternativa para Alemania en las próximas elecciones bávaras, pero Seehofer va de salida y no cabe esperar grandes cambios en esa cartera.

Muy diferente es el caso de Jens Spahn. Joven, conservador y ambicioso, en un cuestionario del colegio ya respondió que de mayor quería ser «canciller» y a los 22 años se sentaba en el Bundestag. Es lo contrario a Angela Merkel dentro de la CDU: quiere limitar el número de refugiados, prohibir el burka, suprimir la doble ciudadanía, apostar por las políticas de ley y orden y para él consenso significa parálisis, pero desde el Ministerio de Sanidad no tendrá mucho margen de maniobra y se enfrenta a reformas de las cajas de salud que le costarán un alto grado de desgaste.

Sopresa en la cartera de Trabajo

A la cartera de Medio Ambiente llega Svenja Schulze, que ha tenido que lidiar en la región de Renania del Norte-Westfalia con comisiones de investigación sobre el escándalo del fraude de los motores diésel y ha conseguido salir ilesa del trance. Esta experiencia le proporciona la formación necesaria para lo que sobreviene al sector y Schulze es, un común denominador de los nuevos ministros de Merkel, una gran negociadora.

La última sorpresa socialdemócrata para el nuevo gobierno ha sido Hubertus Heil para el Ministerio de Trabajo. Por sus manos pasarán las equiparaciones salariales que la gran coalición quiere promover en Europa, junto a marcos laborales y sistemas sociales homologables que ayuden a luchar contra el dumping laboral y la emigración económica. Su gran baza para el cargo son sus muy buenas conexiones con patronal y sindicatos, además de un profundo conocimiento de la estructura del SPD, del que ha sido secretario general, y posibilidades de hablar con los Jusos, las juventudes socialdemócratas que libran una guerra particular con la directiva del SPD.