Diario Puntual

El calvario de Manuel: 19 años en la cárcel por el asesinato de un hombre que está vivo

Fue torturado en México para que aceptara la culpa de un crimen que no cometió

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Manuel fue detenido con violencia y sin orden de aprehensión el 26 de mayo del año 2000, en el poblado de Tepexpan, en México, por agentes ministeriales. Con golpes lo esposaron, lo subieron a la parte trasera de un automóvil, sin placas, con los vidrios polarizados; le taparon el rostro y comenzó el martirio de la tortura, según informa SDP Noticias.

Fue acusado de homicidio sin pruebas ni testigos e ingresó en una cárcel del Estado de México, donde comenzó un largo peregrinar de un penal a otro, de un juzgado a otro. Finalmente fue sentenciado a más de 40 años de prisión.

El cadáver presentado era totalmente diferente al de la supuesta víctima: color de piel diferente, tres centímetros menos de estatura y sin marcas particulares como lunares, cicatrices, entre otras.

«Se comprobó que la persona que supuestamente mató mi esposo sigue con vida. Lo acusan de algo que no tiene sentido», denuncia Itzel del Carmen, mujer de Manuel.

Ya preso, gracias a familiares, supo una y otra vez que el supuesto «muerto», Manuel Martínez Elizalde, llegaba a Tepexpan, municipio de Acolman, puntualmente a participar en las fiestas patronales, vivía unos días en la casa que su padre compró con el millón y medio de pesos que cobró del seguro de vida de su hijo «muerto», y luego se iba de vuelta a los Estados Unidos, donde prácticamente se cambió de personalidad y apariencia física, según informó Diario Putual.

«Pido justicia y libertad de mi esposo quien lleva preso 19 años por un delito que jamás se cometió, un delito fabricado. Teniendo todas las pruebas de la tortura que se utilizó para que aceptara responsabilidad en un delito, aún así lo mantienen en prisión», reclama Itzel.

En 2015 se publicó un vídeo en donde Manuel pide ayuda al Gobierno de Enrique Peña Nieto para esclarecer este caso.