Alexander Gauland, líder de Alternativa para Alemania
Alexander Gauland, líder de Alternativa para Alemania

Alternativa para Alemania expulsa a Doris von Sayn-Wittgenstein por sus vínculos con el negacionismo

Leída en clave de las luchas internas del partido, la expulsión es un golpe al ala más radical de AfD, liderada por Björn Höcke

Corresponsal en BerlínActualizado:

El grupo parlamentario de Schleswig-Holstein ha anunciado la expulsión de la jefa del distrito, Doris von Sayn-Wittgenstein, a la que le será retirado no solamente el cargo sino también la militancia de Alternativa para Alemania (AfD), partido antieuropeo y antiextranjeros, frecuentemente denominado extrema derecha pero que desea distanciarse públicamente de los círculos neonazis. La expulsión se produce después de que varios medios de comunicación alemanes publicasen pruebas de la conexión de Sayn-Wittgenstein con una asociación negacionista del Holocausto. La ya ex presidenta regional del partido ha reaccionado advirtiendo que no abandonará su escaño en el parlamento de Schleswig-Holstein hasta el final de la legislatura.

Leída en clave de las luchas internas del partido, la expulsión es un golpe al ala más radical de AfD, liderada por Björn Höcke. La asociación con la que Sayn-Wittgenstein ha estado vinculada desde hace décadas, «Gedächtnisstätte», está clasificado como extremista de derecha y figura en la llamada lista de incompatibilidad de AfD. De acuerdo con la declaración del líder del grupo parlamentario, Jörg Nobis, Sayn-Wittgenstein no solo había confirmado su apoyo explícito a la asociación en 2014, sino que ha reconocido que durante años fue miembro activo. Según el informe de Protección de la constitución del estado federado de Turingia de 2017, se trata de una asociación dedicada a difundir las ideas revisionistas que consideran el Holocausto nazi como irreal, una creación de la propaganda estadounidense. Una de sus fundadoras, Ursula Haverbeck-Wetzel, ha sido condenada reiteradamente en Renania del Norte-Westfalia por ese motivo.

Queda truncada, de esta manera, la fulgurante carrera de Sayn-Wittgenstein dentro de AfD, que en el Congreso Federal del Partido Federal de Hanover, hace ahora un año, se postuló incluso para la elección del primer portavoz federal contra el moderado de Berlín, Georg Pazderski. Después de una votación en punto muerto, ambos retiraron sus candidaturas y fue Alexander Gauland el elegido copresidente junto con Jörg Meuthen. La Casa nobiliaria de Sayn-Wittgenstein, por su parte, insiste desde entonces que la Doris no pertenece a la rama tradicional de la familia sino que porta el célebre apellido como fruto de matrimonios sucesivos.

Lejos de círculos neonazis

La estrategia electoral de AfD, de cara a las europeas de 2019, es la de mantenerse al margen de los círculos de tendencia neonazi, mientras en Alemania tiene lugar un debate público sobre la conveniencia de que los servicios internos de seguridad sometan a vigilancia permanente a los miembros del partido. Minetras los fieles a Björn Höcke mantienen una estricta disciplina respecto a esta estrategia y se abstienen de declaraciones provocadoras como las que han abundado por parte del partido en otras campañas electorales, las juventudes de la formación política se resisten a mesurarse, por lo que en la formación se reconoce que podrían escindirse o ser disueltas. La organización juvenil de AfD, la «Alternativa Joven» (JA), sigue haciendo referencias más explícitas a tendencias extremistas y cuando, en septiembre, dos asociaciones estatales de JA (Bremen y Baja Sajonia) cayeron por ese motivo bajo vigilancia de los servicios secretos internos, la organización de Baja Sajonia se escindió. El detonante fueron las declaraciones de sus miembros en las redes sociales.

El jefe en Turingia y líder del ala radical, Björn Höcke, ha defendido a las juventudes del partido y ha advertido que poner a la JA «bajo sospecha generalizada» a causa de «descarrilamientos individuales» es «completamente inaceptable». Las juventudes del partido merecen un «trato respetuoso», ha dicho. También de Andreas Kalbitz, cercano a Höcke, ha dado muestras de solidaridad, presentándose en la asociación local de JA en el estado de Brandenburgo para expresar su apoyo.

Alrededor de 200 políticos del partido se postularon, en el reciente congreso de Magdeburgo, para formar parte de la lista de candidatos a las elecciones europeas de mayo. El aspirante medio es de unos 50 años, académico, a veces empresario, y la dirección admite que una vigilancia sistemática supondría un problema de reputación para muchos de sus miembros. A finales de año o, como muy tarde, a principios de enero, la Oficina Federal para la Protección de la Constitución decidirá si el todo partido entra en el radar de la inteligencia nacional, como sucede ya el estado de Turingia.

Según las encuestas y si hoy se celebrasen elecciones generales en Alemania, AfD obtendría el 17% de los votos, cinco puntos por encima del último resultado obtenido en las elecciones de 2017 y en un contexto de pérdida generalizad de apoyo de los grandes partidos. Mientras que el respaldo a los socialdemócratas del SPD ha caído al 16%, la Unión Demócrata Cristiana (CDU)-Unión Social Cristiana (CSU) de Angela Merkel se sitúa en el 28,5%. Cuando se celebraron las elecciones federales el 24 de septiembre de 2017, la alianza CDU-CSU obtuvo el 32,9% de los votos, su peor resultado electoral en casi setenta años, y el SPD el 20,5%, su peor resultado de la historia.