Pedro Sánchez y Begoña Gómez
Pedro Sánchez y Begoña Gómez - EFE

De rojo intenso, Begoña Gómez «desbanca» a la Reina Letizia en La Habana

Parece que el color predilecto de la mujer de Pedro Sánchez, e insignia del PSOE, coincide con el de Doña Letizia

MadridActualizado:

Como norma general, la vida de las «primeras damas españolas» es prácticamente un misterio y el adjetivo de «discretas» se queda corto para definirlas. Poco o nada se sabe de ellas y prefieren vivir en un relativo anonimato. No fue así para Begoña Gómez, quien prefirió parecerse a las mujeres de los candidatos políticos de otros países que adoptan un papel muy activo durante la campaña. Desde su desembarco en La Moncloa el pasado 2 de junio, la mujer del ahora presidente de España ha saltado al primer plano, acaparando portadas y titulares.

Esta semana el presidente del Gobierno junto a su mujer han iniciado su visita oficial a Cuba, la primera de un jefe del Ejecutivo español en 32 años. El matrimonio llegaba al aeropuerto internacional José Martí pasadas las cuatro de la tarde hora local (casi a las once de la noche en España).

La mujer del presidente español ha descendido las escaleras del avión con un traje de chaqueta rojo que la ha convertido en la protagonista del momento. Un color que ha recordado mucho al utilizado habitualmente por la Reina Letizia en las ocasiones importantes. El estilismo de la firma Purificación García elegido por la primera dama consistía en un dos piezas de americana cruzada de manga larga y pantalón que ya había lucido en Nueva York durante la intervención de Pedro Sánchez en la Asamblea General de Naciones Unidas.

Parece que el color predilecto de Begoña Gómez e insignia del PSOE, coincide con el de la Reina pues fue el utilizado cuando, en junio de 2015, Pedro Sánchez fue designado candidato del partido socialista y durante el 'cara a cara' de su marido con el candidato del PP Mariano Rajoy en la sede de la Academia en Madrid. Parece que a la esposa de Pedro Sánchez se siente muy cómoda bajo los focos y le gusta prodigarse en actos oficiales.