¿Cuál es la «maldición» de los hijos de Robert Redford?

Las vidas de sus hijos han sido marcadas por enfermedades, accidentes de tráfico y asesinatos

Actualizado:

Robert Redford, a sus 81 años, se despide de la gran pantalla para disfrutar de su retiro con su mujer, hijos y nietos.

En 1959, Redford daba la bienvenida a su primer hijo, Scott, fruto de su matrimonio con Lola Van Wagenen. Cinco meses después del nacimiento, la pareja se enfrentó a la pérdida de su pequeño, que falleció por muerte súbita. Lejos de hundirse, la pareja decidió tener más hijos. Así llegaron al mundo Shauna, James y Amy. La mayor, Shauna, vivió en primera persona el asesinato de su novio. Cayó en una profunda depresión y con los sentidos mermados por la enfermedad, hundió el vehículo en el lago. Se temía por si nunca llegaba a andar. James, a los 15 años, le diagnosticaron una inflamación en el colon que afectó a su hígado. Consiguió uno nuevo, pero le falló or lo que tuvieron que volver a operarle. Esta última vez con éxito. La operación le dejó secuelas, ya que no puede practicar su deporte favorito y, de hecho, lleva una vida muy relajada. La pequeña Amy ha sido la única que parece que se ha escapado de la «maldición», ya que solo sufrió el divorcio de sus padres.