Las mejores sales de la vida
ABC

Las mejores sales de la vida

En flor, en escamas, fina, gorda... dar con el punto justo de sal es necesario para hacer las mejores comidas. Hay una para cada plato

Actualizado:

En flor, en escamas, fina, gorda... dar con el punto justo de sal es necesario para hacer las mejores comidas. Hay una para cada plato

12345
  1. Maldon

    ABC

    Es la más conocida de las sales empleadas en la alta cocina y sus primeras recolecciones datan del año 1086 en las salinas de Maldon, en el condado de Essex (Inglaterra), cuyos métodos, artesanales y muy laboriosos, se mantienen intactos. Su gran pureza natural, su fuerte sabor a sal y esa particular forma de escamas que asemejan cristales (de ahí que también se denomine «sal de escamas») y de tamaño de grano mediano son sus características más evidentes. Es un condimento que requiere administrarse al final, espolvorearse momentos antes de servir el plato y que resulta excelente en carnes, verduras y pescados a la brasa o en un sencillo y aromático tomate porque proporciona unos picos de sabor sublimes cada vez que la lengua se topa con una escama. Precio: 6,5 euros.

  2. Guérande

    ABC

    A la flor se le considera el caviar de las sales y esta de Guérande, sal marina extraída del Atlántico en las costas de la Bretaña francesa, es una de las más valoradas, junto con la también gala Flor de Sal de Camargue. La flor es la primera capa cristalina que se forma en la superficie del agua por la desecación. La primera es de grano muy grueso y se identifica por el color gris característico del fondo marino de la región. Rica en magnesio y otros oligoelementos, sin aditivo alguno, es considerada la sal «integral» por excelencia. En cuanto a la de Camargue es de textura ligeramente húmeda, de cristal redondo y tonos dulces, a violeta. Precio: 5,92 euros

  3. Zafiro de Persia y Alaea roja de Hawai

    Recogida en una mina de montaña antiguamente bañada por el mar de Persia (Irán) es la milenaria sal azul zafiro, una sal blanca con espectaculares cristales en tonos azul-malva. La formación de tales cristales es posible por las condiciones climáticas y atmosféricas de altitud, presión y humedad muy concretas. Aparte del exotismo de las tonalidades, esta sal sorprende por su fuerte sabor y un sorprendente regusto dulce. La Alaea hawaiana, otro tesoro para los «gastrohipsters», es una sal tradicional de la isla y su nombre proviene de un tipo de arcilla roja sometida a altas temperaturas volcánicas de la isla. Mezcladas ambas se consigue ese tono terroso, granate en sus cristalitos uniformes y enriquece el contenido en hierro. Tiene un intenso y peculiar sabor. Precio: 8,15 euros

  4. Espuma de mar de fuerteventura

    ABC

    Se trata de la mejor calidad de sal marina atlántica tradicional. Su contenido en magnesio es 10 veces superior, 7 en sulfatos y 4 en potasio con respecto a la sal común. Esto se debe a que los minerales más nobles de la sal se acumulan en la espuma del mar, oxigenada por la dinámica de las olas. Es una sal gruesa de grano fino de cosecha tradicional; cristales ligeros de sal pura, frescos y suaves al paladar, sin rastro de aspereza. Un bouquet de sensaciones que enriquece cada plato. Precio: 10,25 euros

  5. Del Himalaya

    ABC

    Se dice que es recogida en las estribaciones del Himalaya, en los estratos geológicos sedimentarios, vestigios del enorme océano de la era secundaria. Sin embargo, ¡vaya chasco! no por la calidad del producto sino por tanta leyenda inventada. Se trata de un tipo de sal mineral procedente de las montañas de Pakistán, una de las más puras, sin tratamiento adicional alguno. Se presenta en forma de cristales de color rosado, no tiene aroma y su sabor es algo más salado que el de la sal común.