Cadena de montaje de la planta de PSA-Citroën en Vigo
Cadena de montaje de la planta de PSA-Citroën en Vigo - MIGUEL MUÑIZ
60 AÑOS DE ACTIVIDAD

La planta de PSA-Citroën en Vigo prevé superar en 2020 su récord de producción

Fabricará más de medio millón de vehículos gracias a las tres nuevas furgonetas conocidas conjuntamente como K9 y al todocamino V20

SantiagoActualizado:

El 10 de abril 1958 se ensamblaba en una nave provisional cerca del puerto la primera furgoneta Citroën Azu con destino a Marruecos. Ese mismo año se colocaría la primera piedra de lo que hoy es el centro de producción de PSA en Vigo. Sesenta años después el grupo francés ha fabricado ya más de 13,3 millones de vehículos de 35 modelos diferentes. El director de la planta viguesa y director del Polo Industrial Ibérico, Frédéric Puech, repasó esta mañana en Vigo los principales hitos de la factoría y anunció que entre los años 2020 y 2021 se prevé superar su propio récord de producción, con más de medio millón de coches anuales. Para ello, destacó, habrá que aumentar los turnos y el personal de la planta.

Puech estimó que la fábrica producirá este año unos 410.000 vehículos, lo que supone una cifra «un poco menor» a la de 2017. El descenso se explica porque la planta viguesa se encuentra en plena transición hacia la construcción de los nuevos modelos de furgonetas conocidos conjuntamente por el nombre de K9. De las cadenas de montaje ya han salido las primeras unidades de las nuevas Citroën Berlingo, Peugeot Partner y Opel Combo Life, que este mismo mes, precisó el director de la planta viguesa, comenzarán a comercializarse en España y Francia. Actualmente se ensamblan cada día unos 800 vehículos del proyecto K9, pero la intención es llegar a los 1.100 al final de año. La actividad en la factoría de Balaídos se completa con la fabricación de los modelos consolidados como el Peugeot 301, el Citroën C-Elysée y las dos versiones del Citroën C4-Picasso. Entre los seis modelos en producción se ensamblan cada día unos 1.800 vehículos.

Pero la previsión de Puech es que el ritmo se vaya acelerando en los próximos meses hasta alcanzar su récord en unos dos años. Para entonces a la cadena de producción se sumará el conocido como V20, un todocamino todavía sin nombre comercial del que por el momento poco más se sabe. Puech ratificó que será de la marca Peugeot y que no está previsto compartirlo. Además aseveró que, su mercado de destino será Europa. El director del Polo Industrial Ibérico adelantó además que la V20 tendrá una versión eléctrica, como también la tienen las K9.

Cuestionado por si valoran hacer motores que admitan gas natural licuado o gas natural comprimido, Frédéric Puech explicó que PSA tiene capacidad de transformar los vehículos, pero de momento apuesta por motores diésel, gasolina, híbridos y eléctricos. «Tenemos todas las respuestas que necesita el mercado y la posibilidad de hacer transformaciones», aseveró, según informa Ep. El director de la planta viguesa también se refirió al endurecimiento de las leyes anticontaminación. Este septiembre ha entrado en vigor la normativa europea de emisión Euro 6.2 que fija los umbrales de emisiones de NOx (oxido de nitrógeno), CO (monóxido de carbono), partículas e hidrocarburos no quemados. Puech remarcó que el grupo y sus cinco marcas tienen toda su gama adaptada a la nueva normativa porque hicieron «la transformación con tiempo suficiente, y todos los motores son Euro 6.2.». El director de la fábrica de Vigo apuntó también que el porcentaje de producción de PSA de vehículos diésel o gasolina depende de los propios clientes, pero en todo caso explicó que el grupo está preparado para «tener la respuesta y capacidad» para atender la demanda.

Puech recordó que de las tres plantas que componen el Polo Ibérico (Vigo, Madrid y Mangualde, en Portugal) la gallega es la que cuenta con una mayor producción. La factoría de Balaídos es además, la segunda o tercera en volumen y la tercero en eficiencia de todo el grupo francés. Ahora el «desafío» de Vigo, según Puech, es la implantación de la «Fábrica 4.0» basada en la inteligencia artificial, el «internet de las cosas», la realidad aumentada, la explotación de los macrodatos y una comunicación eficaz y en tiempo real.