El padre de Diana Quer, a su llegada a los juzgados
El padre de Diana Quer, a su llegada a los juzgados - EFE

Ocho meses, más de 200 testigos, miles de matrículas y teléfonos en el «caso Diana Quer»

El arduo trabajo de la unidad mixta proseguirá en los próximos meses

SantiagoActualizado:

En la reunión extraoficial que el instructor del caso mantuvo con los padres de Diana el pasado miércoles se esgrimieron argumentos jurídicos inapelables para justificar un levantamiento con el que ninguno de los progenitores estaba de acuerdo. Pero más allá de trasladarles su decisión, el juez dejó claro que este archivo provisional supone un paso al lado, y no atrás. Lo saben también los agentes que llevan ya cinco meses colaborando con este instructor y que se agarran a la última línea de su auto, la que abre la puerta a que «en caso de ser posible la incorporación de nuevos elementos fácticos, se acordará la reapertura del proceso penal». Es la forma de decir que ocho meses de intenso trabajo policial no se echarán por tierra. También una fórmula para mostrar confianza en la labor desarrollada tanto por UCO como por la Policía Judicial de La Coruña.

A sus espaldas, los agentes se han echado más de 200 interrogatorios que abarcaron desde personas del círculo más íntimo de la madrileña hasta presuntos testigos que dijeron haber visto a Diana en diferentes lugares esa madrugada, relatos que nunca se han podido confirmar. El mareante baile de cifras continúa con las decenas de cámaras de seguridad que fueron revisadas minuto a minuto desde las 2 de la madrugada hasta entrado el día, las miles de matrículas de los vehículos que esa noche transitaron por las inmediaciones de A Pobra y los millones de conexiones telefónicas revisadas.

En el capítulo de trabajo pendiente quedan «grabaciones orales» producto de los pinchazos telefónicos autorizados por el juez y que quedaron anulados con el sobreseimiento de la causa. Todas las hipótesis siguen sobre la mesa y las principales incógnitas no han logrado ser despejadas, pero las pesquisas proseguirán sin aminorar el paso para poder llegar a concluir qué pasó con Diana Quer.