El presidente de Seat, Luca de Meo, en el centro, junto al resto del consejo de administración de la compañía
El presidente de Seat, Luca de Meo, en el centro, junto al resto del consejo de administración de la compañía - EFE
EMPRESAS

SEAT logra 232 millones de euros de beneficio en 2016 y la cifra récord de ventas de 8.597 millones

La compañía confía en los nuevos productos de 2017, Arona y quinta generación del Ibiza, para consolidar el crecimiento

BARCELONAActualizado:

Después de haber abandonado en 2015 un largo periodo de números rojos, SEAT consolidó en 2016 la senda de la recuperación al obtener un resultado después de impuestos, y antes de efectos extraordinarios, de 232 millones. El beneficio operativo fue de 143 millones (en positivo por primera vez desde 2007), la primera vez que la marca cierra en números negros ambos conceptos en los últimos diez años.

La cifra de negocio fue de 8.597 millones, un 3,2% más que en 2015, en lo que es el volumen de ventas más importante en la historia de la compañía.

Varias razones explican el empuje de la marca con sede en Martorell (Barcelona), de manera relevante el gran comportamiento comercial del Ateca (24.000 unidades vendidas en sus primeros meses de lanzamiento), el primer todocamino urbano de la firma, y a la venta desde el pasado verano, así como el del superventas Leon (166.000). También, de manera relevante, el Alhambra (30.700), los tres modelos que dejan mayores márgenes a la compañía que preside desde hace poco mas de un año el italiano Luca de Meo.

Éste destacó que la marca ha pasado “de la recuperación a la consolidación”, recordando además que el verdadero impacto del Ateca en la cuenta de resultados no se notará por completo hasta cerrar el presente ejercicio. “Estamos preparados para llevar SEAT a otro nivel”, apuntó De Meo.

Al respecto, la compañía confía en que 2017 sea un muy buen año para la firma, en tanto que proseguirá la ofensiva de producto en la que está embarcada: a partir de verano llegará a los concesionarios la quinta generación del Ibiza, mientras que este año también llegará el Arona, el SUV pequeño y que, a diferencia del Ateca, sí se producirá en Martorell. A medio plazo, 2018, llegará el SUV grande (5/7 plazas), que se fabricará en Volfsburgo, “Diseñado en Barcelona, fabricado en Alemania”, añadió el presidente de la compañía.

Luca de Meo ha confirmado por otra parte que a partir de mitad de año comenzará a producirse en Argelia, en una planta de VW pero que liderará SEAT. Los Ibiza que se vendan en Argelia se producirá en Martorell y se ensamblarán en ese país.

La marca busca en este sentido consolidar los mercados internacionales, lo que implica crecer más en Francia e Italia, expandirse en América del sur y central, así como en la ribera sur del Mediterráneo. México, de manera particular, es una prioridad. "