El Parc Fluvial del Besós
El Parc Fluvial del Besós - ABC

Cinco lugares perfectos para practicar «running» en Barcelona

Se puede decir que Barcelona es una ciudad corredora, aquí algunos trayectos por la ciudad

BARCELONAActualizado:12345
  1. La carretera de les Aïgues

    La carretera de les Aigües, cinturón verde de Barcelona
    La carretera de les Aigües, cinturón verde de Barcelona - ABC

    Una ruta muy concurrida por los runners barceloneses por sus increíbles vistas, por su entorno montañoso y porque se puede acceder a ella en auto, en moto y a través del funicular de Vallvidrera. El camino está muy bien trazado y suele haber gente corriendo, por lo tanto en ningún momento se percibe peligro o alarma por estar solo en la montaña. Además, a pesar de ser un trayecto por la montaña de Collserola, casi todo es plano y si se hace por el lado mar, las vistas del «skyline» de Barcelona amenizan el recorrido. Son, más o menos, 10 kilómetros.

  2. La Diagonal

    La Diagonal es la avenida más concurrida de la ciudad
    La Diagonal es la avenida más concurrida de la ciudad - ABC

    Ya sea en su tramo de las Glòries, hasta Diagonal Mar, o desde la Plaça de Francesc Macià, hasta el Parc de Cervantes, la Diagonal es una avenida muy recurrida por corredores de la ciudad y de fuera (muchos extranjeros estrictos, que no dejan de correr ni cuando están de vacaciones suelen hacer “running” aquí). En su tramo más próximo a Badalona, lo mejor, para hacer un recorrido redondo, es iniciar en el Parc de Diagonal Mar, continuar por la Diagonal, hacer una parada en el Parc del Centre de Poblenou, y seguir hasta Glòries. Se puede regresar ya sea serpenteando las calles casi desiertas del Poblenou o por la acera contraria de la avenida que parte la ciudad de Barcelona en dos. En su parte más cerca a Esplugues, también se recomienda recorrerla de ida y vuelta, empezando en el Turó Parc, continuando por la acera montaña de la avenida, hasta llegar al parque Cervantes y volver (por la misma acera, pues tiene menos peatones que su contraria).

  3. El paseo marítimo

    Vista del paseo marítimo de Barcelona
    Vista del paseo marítimo de Barcelona - ABC

    Desde los bajos del Hotel W hasta la playa de la Marbella se puede realizar un recorrido de más de 10 kilómetros (haciendo ida y vuelta) junto a la playa. Casi la mayoría del trayecto está pavimentado, aunque hay algunas zonas en donde hay que caminar por algo de tierra. Es un tramo muy socorrido por corredores y ciclistas, y según qué días (sobre todo si el día es bueno y la hora es punta) puede estar demasiado lleno. Lo mejor es correr muy temprano o por la noche, para evitar acumulaciones que no permitan correr con soltura.

  4. Montjuïc

    Vista de Montjuïc desde el MNAC
    Vista de Montjuïc desde el MNAC - ABC

    La ventaja de esta ruta es que se puede acceder a ella desde transporte público, ya sea desde la Plaça Espanya o desde el funicular, así también desde el metro Paral.lel, si se sube por la Plaça de las Navas y se entra al parque a través de la puerta trasera del Mercat de les Flors, en la calle França Xica. Hace algunos años era peligroso correr por algunas zonas de la montaña pero desde hace ya más de un año el parque es seguro, pues hay muchas personas haciendo footing y muchos turistas caminando por sus inmediaciones, por lo que los cacos han decidido marcharse para otro lado. Lo mejor del parque es que tiene tantas subidas y bajadas laberínticas que siempre se puede hacer una ruta distinta, parar en alguna nueva esquina a disfrutar de las vistas o bajar por otro sitio inesperado. Eso sí, hay que estar preparado para algunas subidas muy pronunciadas, sobre todo de camino al Castell.

  5. Parc Fluvial del Besòs

    Ciclistas en el Parc Fluvial del Besòs
    Ciclistas en el Parc Fluvial del Besòs - ABC

    Este trayecto es también muy conocido por ciclistas y runners, pues además de que se puede correr por asfalto, césped o tierra, están marcados los kilómetros a lo largo del recorrido. Las vistas son agradables y, en algunos trayectos, dan la sensación de estar en el campo, a pesar de que se esté a la mitad de la ciudad. La recuperación de este parque para la ciudad ha sido un gran acierto, la prueba es que los fines de semana es bastante concurrido. Se puede acceder a él desde diversos puntos.