EFE
TRIBUNALES

Arranca el juicio al hombre que quería inmolarse en un autobús de Segovia

Condenado por un asesinato con los GAL y reconvertido a yihadista, se enfrenta a diez años de cárcel

Actualizado:

El exmiembro del GAL Daniel Fernández Aceña será juzgado a partir de este lunes en la Audiencia Nacional por hacer labores de adoctrinamiento tras abrazar la doctrina yihadista, lo que le llevó a manifestar la posibilidad de inmolarse en un autobús en Segovia, hechos por los que se enfrenta a 10 años de cárcel.

Cuando el 12 de diciembre de 2016 fue detenido en la capital segoviana, la Guardia Civil consideró que Fernández Aceña, natural de Irún (Guipúzcoa) y condenado a 29 años de cárcel en 1985 por el asesinato del trabajador ferroviario francés Jean-Pierre Leiva, era un peligroso «lobo solitario» capaz de cometer un atentado «y pasar a la acción» en cualquier momento, informa Efe.

De hecho, su arresto se produjo al mes de que manifestara su «intención de inmolarse en un autobús cuando le proporcionaran los explosivos» en una de sus visitas a la unidad psiquiátrica a la que acudía en un municipio segoviano, donde trató de captar a otro paciente.

También consta una conversación telefónica en 2016 con una trabajadora de una sociedad de salud mental de Segovia a la que dijo: «Todas la mujeres sois infieles (...) sois pecadoras, os habéis ganado el infierno» y horas después la volvió a llamar y le advirtió de que él era «un hombre de un solo disparo».

A esta trabajadora también le mostró imágenes de decapitaciones, fosas comunes o niños muertos y el 15 de noviembre entró en su despacho y le entregó «una bolsa con dos balas del calibre 22» y le dijo que las había utilizado «muchas veces».

La Fiscalía, que le acusa de delitos de adoctrinamiento y de exaltación del terrorismo, cree que comenzó en enero de 2016 a consultar en internet «páginas de contenido yihadista radical violento difusoras de los fines de los fines de los grupos terroristas».

Todo esos documentos, según las conclusiones provisionales del fiscal, los fue guardando «y publicando en sus perfiles sin ningún tipo de restricción de privacidad y de modo habitual».

Entre sus publicaciones, el fiscal destaca 101 imágenes de muyahidines chechenos con simbología del grupo terrorista Emirato Islámico del Cáucaso, así como una foto junto al paciente que trató captar haciendo el símbolo Tawhid, que se realiza apuntado el dedo índice al cielo en señal de respeto a Alá.

La probabilidad de que cometiera un atentado y el riesgo de fuga justificaron en su momento su encarcelamiento de forma preventiva. Fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por ABC describieron al encarcelado como un perturbado, sin matices, un desequilibrado y un hombre peligroso, capaz de viajar de los GAL al yihadismo.