Juan Vicente Herrera presidió ayer en la Junta la constitución de la Conferencia de Alcaldes
Juan Vicente Herrera presidió ayer en la Junta la constitución de la Conferencia de Alcaldes - F. HERAS

Arranca la Conferencia de Alcaldes para evitar que fracasen proyectos de Comunidad

Junta, ayuntamientos y diputaciones buscan abordar en común proyectos para toda Castilla y León

Despoblación, ordenación y financiación, entre los objetivos marcados

ValladolidActualizado:

Castilla y León «tiene dificultades para apoyar e hilvanar proyectos de Comunidad. Cuesta mucho». Prueba de ello son el frustrado intento del «músculo financiero» para unir en una gran entidad bancaria a las cajas de ahorro o la ordenación del territorio, que tras seis años de trabajando, «en el último momento, se ha enquistado, se atasca». Y precisamente para evitar que iniciativas como éstas fracasen se pone en marcha la Conferencia de titulares de Alcaldías y Presidencias de Diputación, que ayer arrancó de forma oficial. Un foro de encuentro entre la Junta y las entidades locales que tiene como objetivo «cohesionar y vertebrar» la Comunidad para «favorecer» políticas que «afectan a todos los ciudadanos» de esta tierra.

Siendo conscientes de que sacar aquí adelante asuntos de Comunidad «es complicado» y «no sólo» por que sea extensa, sino también por cuestiones «históricas, culturales....» en un territorio en el que «todavía tiene mucho peso el hecho provincial». «No es una crítica», pero es algo que «está ahí», apuntó el vicepresidente y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, tras la sesión constitutiva de este órgano regulado por la ley aprobada el pasado mes de diciembre y «copiado» de la idea de la Conferencia de Presidentes impulsada por José Luis Rodríguez Zapatero para reunir al Gobierno central con las comunidades autónomas.

«Municipalismo útil»

La Conferencia de Alcaldes surge como un foro para «participar de manera más efectiva en propuestas de competencias de la comunidad autónoma», valoró el presidente de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP), Alfonso Polanco.

El también alcalde de Palencia reivindicó así el «municipalismo útil» y señaló que este órgano surge de la «nueva filosofía» propugnada por la ONU de la «política de colaboración, alianzas y cooperación». De hecho, «coordinar políticas» y «afrontar los retos políticos que tenemos» figuran entre sus objetivos.

Y cuatro son las materias que ya se han puesto como deberes para ese trabajo en común y conjunto entre Junta de Castilla y León, ayuntamientos y diputaciones, con la lucha contra la despoblación a la cabeza. Con el nuevo dato del padrón que confirma otra caída en el número de habitantes en la Comunidad, cayendo por debajo de los 2,4 millones, recién salido del horno del INE (Instituto Nacional de Estadística), De Santiago-Juárez incidió en que estos asuntos «hay que abordarlos entre todos», pues «no es un problema de despoblación de una parte del territorio, sino de todo el territorio» como lo prueba el hecho de que también «Valladolid capital pierde población». Abordar el «reto demográfico» es «fundamental y esencial para nuestro futuro», advirtió también Polanco.

La financiación local es otro de los grandes asuntos para a los que se pretende sacar rédito de esta cooperación, pues «juntos», señaló De Santiago-Juárez, están seguros de que podrán conseguir la «fundamental» reforma de la norma que la regula. Data de 1985 y su cambio es algo que los ayuntamientos llevan tiempo reclamando, recordó el presidente de la FRMP. «Hay que diferenciar claramente de lo que exigen -los entes locales- en la participación en tributos, de la Financiación Local», advirtió el vicepresidente de la Junta, quien recordó que en Castilla y León esta legislatura ya se ha dado ese paso, pero «lógicamente los entes locales exigen más», lo mismo que desde las comunidades al Ejecutivo central con la financiación autonómica.

La ordenación del territorio es la tercera pata de esa colaboración. Una materia sobra la que el vicepresidente del Gobierno regional se mostró convencido de que «si se trata y aborda en este foro, pagamos un impulso definitivo», después de ver cómo en esta legislatura que está a punto de consumirse se ha atascado en el último paso, el de los conocidos como mapas rurales de ordenación de los servicios en los pueblos. Así, el también portavoz de la Junta abogó por «sentarnos sin ideologías» para avanzar en una materia en la que Polanco destacó que las «pequeñas» localidades han de tener un «papel importante».

«Enriquecer» con la cultura

Que los eventos culturales de una o varias ciudades se puedan «disfrutar» en el conjunto de Castilla y León con, por ejemplo, exposiciones itinerantes es el cuarto bloque de deberes para la cooperación que ya se ha puesto la Conferencia de Alcaldes. Una fórmula, resaltó De Santiago-Juárez, para «enriquecer» la comunidad y también «atraer más turismo» en un territorio que sigue en cabeza, pero puede seguir creciendo.

La constitución oficial de la Conferencia de Alcaldes da cumplimiento a uno de los «compromisos» del presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, al inicio de la legislatura. Y aunque se ha constituido -una vez aprobada la ley que lo regula- en la recta final del mandato y algunos de sus miembros -incluido el jefe del Ejecutivo autonómico- tienen claro que no estarán en el cargo tras las elecciones municipales y autonómicas del próximo 26 de mayo, «era bueno dejarla en marcha» para «que luego fuera más fácil continuar», apuntó el vicepresidente. Ahora, «no podemos dejarla parar», advirtió De Santiago-Juárez, quien valoró las palabras de los miembros de este órgano agradeciendo a Herrera su creación, pues «era absolutamente necesaria».

«Los alcaldes y presidentes de diputaciones nos sentimos absolutamente representados en este órgano» en el que la cooperación «suponga mayor calidad de vida de los vecinos y paisanos de la Comunidad», destacó también el presidente de la Federación de Municipios.

La Conferencia de titulares de Alcaldías y Presidencias de Diputación está formada por un presidente, que recae en quien ostente la Presidencia de la Junta; un vicepresidente, que corresponde a quien esté al frente de la FRMP; el responsable autonómico de administración local; los alcaldes de las nueve capitales y ayuntamientos de más de 20.000 habitantes y los presidentes de las nueve diputaciones, así como un vicepresidente de la FRMP en representación de las entidades locales.