Francisco Núñez durante su intervención en el Congreso regional del PP
Francisco Núñez durante su intervención en el Congreso regional del PP - ABC

Núñez no cree que haya un sector crítico en Toledo encabezado por Velázquez

El PSOE habla de «división en el PP» después de que un tercio de los compromisarios no votaran en el Congreso

ToledoActualizado:

El presidente del PP de Castilla-La Mancha, Francisco Núñez, dijo ayer que esta misma semana dará a conocer a los cargos de responsabilidad de la nueva Ejecutiva en la que «va a poder estar todo el que quiera» y aseguró que Carlos Velázquez, su rival en las primarias, podrá formar parte de ella si así lo desea, aunque al parecer este ofrecimiento no se habría producido, según ha sabido ABC de fuentes populares. El sucesor de María Dolores de Cospedal al frente del PP castellano-manchego dijo ayer, en una entrevista en Radio Castilla-La Mancha, su intención de trabajar desde la unidad, con un PP cohesionado para poder ganar las elecciones autonómicas de mayo de 2019.

Aseguró que todavía tiene que decidir quién ocupará la Secretaría General del partido, aunque tiene «bastante perfilada la idea» y cree que mañana miércoles estará en condiciones de anunciarlo. Preguntado por si puede ser Ana Guarinos, respondió que «puede serlo, porque es una persona preparada, capacitada, que conoce la región, y es una excepcional política», aunque precisó que de momento no lo tiene decidido. Sí abogó por normalizar lo sucedido en el proceso de elección de presidente y dijo que no cree que haya un sector crítico en la provincia de Toledo, que es la única en que no ganó. Por este motivo, de esta provincia hay más nombres que de ninguna otra en la propuesta de ejecutiva de 22 personas, subrayó, y aseguró que de la provincia toledana ha recibido «decenas de llamadas de gente que quiere trabajar y formar parte» de la dirección.

El sucesor de Cospedal dijo que quiere parecerse a la anterior etapa en ser «un PP ganador», pero al mismo tiempo pretende insuflar «modernidad» al partido, con una generación nueva, sobre todo en la forma de comunicar y en las vías de comunicación. En cuanto a asuntos concretos, defendió una sanidad pública, universal y gratuita, y una educación de calidad y que busque la excelencia, en la que los padres puedan «elegir en libertad» la educación de sus hijos».

También mostró su interés en sentarse con las organizaciones empresariales y sindicales para mejorar la empleabilidad en la región y explotar áreas como la industria, el turismo de interior, la industria agroalimentaria y el tener un campo de primer nivel.

Respecto al tema del agua y al documento del Gobierno regional, señaló que la persona que irá a la reunión con el Ejecutivo será precisamente Ana Guarinos que es «la persona que más ha trabajado el tema del agua en las Cortes de Castilla-La Mancha», pero opinó que el Gobierno debe de «dejar de hacer demagogia y trabajar por mejorar los niveles de los caudales y de las reservas mínimas». En este caso, «el PP le va a ayudar», aunuque abogó por un pacto nacional del agua y que este tema salga del discurso político.

Ayer, en una entrevista en RNE, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page dijo sobre Francisco Núñez que el PP ha elegido «a quien ha señalado con el dedo Cospedal, de una manera muy evidente y con la intención de que proteja su legado, su herencia y su huella», y que se reunirá con el nuevo líder del PP «cuando él quiera». Le gustaría que Núñez emprendiera el camino «de los intereses de la región y avanzar hacia una política con alma».

200 compromisarios no votaron

Por su parte, el diputado regional del PSOE Fernando Mora mostró su «sorpresa mayúscula» ante los resultados de la votación de los compromisarios del PP que refrendaron el pasado fomingo a Francisco Núñez como nuevo presidente del partido, poniendo el acento en la «división» de la formación toda vez que cerca de un tercio de los militantes con derecho a voto no se pronunciaron.

En rueda de prensa, calculó que cerca de 200 compromisarios «no aparecieron para votar» y 87 «votaron en blanco o nulo», en total «una tercera parte del Congreso que no apoyó al señor Núñez». «Creo que lo que está pasando es que hay un PP muy dividido, con muchas complicaciones internas y con carencia de liderazgo», dijo. A su juicio, Cospedal «ha generado tal tapón en la formación que ahora el proceso de renovación no es tal».

Criticó el discurso del PP, «que ha optado por el sectarismo y repite como las sardinas mes a mes con los mismos mensajes en una estrategia desacertada». En su opinión Castilla-La Mancha es una «región moderada que huye de radicalismos», por lo que las posturas del PP «no se corresponden con la mayoría de ciudadanos».