Vídeo: La Fiscalía sospecha de fraude en una compra de armas para los Mossos

Ciudadanos y PP pedirán a la Generalitat los expedientes de la compra de armas

La Consejería de Interior asegura que la adquisición de fusiles y pistolas fue correcta

BarcelonaActualizado:

Reacción inmediata de Ciudadanos (Cs) y Partido Popular (PP) a la información que ayer publicó ABC sobre la investigación que lleva a cabo la Fiscalía de Cataluña por un posible sobrecoste en la compra de armas para los Mossos d’Esquadra. Liberales y conservadores pedirán a la Generalitat los expedientes de las operaciones de compra-venta de, al menos, tres de los siete lotes (que incluyen varios fusiles y decenas de pistolas) que están en duda tras una denuncia ante la Oficina Antifraude autonómica que se derivó a la Fiscalía.

Matías Alonso, diputado de Cs y presidente de la Comisión de Interior del Parlamento de Cataluña, adelantó a este diario que, desde su formación política, se solicitarán al gobierno catalán «los expedientes de licitación para la adquisición de esas armas». El diputado autonómico de Cs indicó que aunque «hay que esperar al resultado de la investigación de Fiscalía, no cabe duda de que su admisión a trámite y el inicio de la investigación es consecuencia de que existen indicios claros de ilícito penal».

En opinión de Alonso, «sería muy grave que un gobierno, controlado por el partido político que ha hecho de la vulneración sistemática de la legalidad y de la corrupción institucional su principal seña de identidad, adjudique una licitación muy por encima del precio de mercado».

Del mismo parecer es Santi Rodríguez, portavoz del PP en la Cámara legislativa autonómica, quien señaló a ABC que, «esta misma semana», pedirá a la Generalitat los expedientes y contratos para aclarar la compra-venta de las armas en cuestión y su posible sobrecoste.

«Lo tenemos todo en regla»

Ni el Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC) ni Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) quisieron hacer «valoraciones» al respecto.

Por su parte, fuentes oficiales de la Consejería de Interior consultadas por este diario informaron de que ni la Oficina Antifraude ni la Fiscalía se habían puesto en contacto con el departamento autonómico que dirige el consejero Miquel Buch.

«Desconocemos si la Fiscalía está investigando la compra de armas», indicaron estas fuentes, que se mostraron totalmente convencidas de que en la operación de compra-venta no hubo ningún tipo de irregularidad.

En este sentido, recordaron a este diario que «todos los concursos de los Mossos d’Esquadra y la Consejería de Interior son públicos y transparentes, y siguen unas normas muy estrictas». En este caso de los lotes en duda, como en el resto de operaciones públicas, añadieron estas fuentes de la Consejería, «siguieron todos los pasos y filtros establecidos», y recordaron que «la compra de armas se hizo con el visto bueno del Gobierno de España».

En cualquier caso, insistieron, los Mossos d’Esquadra y la Consejería «están a disposición» de la Fiscalía si así lo pidiese: «Lo tenemos todo en regla y si nos piden información la entregaremos».

La investigación de la Fiscalía se centra -tras una denuncia a la que tuvo acceso este diario- en un posible sobrecoste de una compra de armas para los Mossos d’Esquadra. En concreto, diez fusiles de asalto (valorados en 1.200 euros cada uno y que se pagaron a 3.569,99 euros); dos fusiles de precisión (valorados en 11.427,32 euros cada uno y pagados a 23.561,87 euros); y 56 pistolas (valoradas en 1.115 euros cada una y pagadas a 1.725 euros).