Roland Garros

Halep quiere su Grand Slam, con permiso de Stephens

La rumana no ha conseguido todavía ningún «grande», a pesar de ser número 1 y haber jugado tres finales

Actualizado:

Es la número 1 sin títulos de Grand Slam. Una espina que se quiere quitar hoy Simona Halep porque son tres grandes finales sin premio. En Roland Garros, superficie que domina de maravilla, tuvo dos ocasiones: en 2014 perdió contra Maria Sharapova; en 2017, contra Jelena Ostapenko. No quiere volver a verse sorprendida ni por veteranas ni por inexpertas. Ella es la número 1 y con esa premisa saldrá hoy a la pista Philippe Chatrier, a las 15.00 horas (Eurosport), para afrontar el último partido en París. «Es mi torneo favorito, me siento como en casa. Ahora tengo más experiencia, estoy más relajada con la situación», confesó.

Llega con victorias de renombre, como Andrea Petkovic, Elise Mertens, Angelique Kerber o Garbiñe Muguruza en semifinales, donde dio un recital de potencia y múltiples cualidades en cuanto a movilidad, velocidad y cambios de ritmo y de alturas que desequilibraron a la española (6-1 y 6-4).

Pero no todo está hecho porque enfrente tendrá a Sloane Stephens, una jugadora que se ha levantado de forma magistral de un parón muy duro por una lesión en el pie, que la dejó fuera del circuito once meses entre 2016 y 2017. En su regreso, sonríe la estadounidense porque ha conseguido el título del US Open 2017. Además, tiene un currículo que asusta, pues cuenta sus seis finales con títulos. «Tengo demasiados altos y bajos. Eso me ha ayudado en las finales, pero no es algo que me obsesione. Intento estar tranquila y jugar mi partido», admitió. Aunque nunca había llegado tan lejos en Roland Garros. Un torneo especial porque la superficie parece beneficiar a la rumana, pues de los siete enfrentamientos entre ambas, las dos únicas victorias fueron en tierra. Pero esto es una final. Sloane ya sabe lo que es. Halep quiere experimentarlo.