Geraint Thomas y Chris Froome, compañeros en el equipo Sky, durante la décima etapa del Tour
Geraint Thomas y Chris Froome, compañeros en el equipo Sky, durante la décima etapa del Tour - AFP

Tour de FranciaEl Sky tiene un problema de éxito

Como en 2012, cuando chocaron Frome y Wiggins, ahora hay dos líderes, el africano y Thomas

Le Grand BornandActualizado:

Cuando Bradley Wiggins ganó el Tour de 2012 desconectó. Ya era el primer británico en cruzar esa frontera. De qué le hubiera servido otra victoria en París. Además, el esfuerzo para meter su cuerpo de contrarrelojista en el ajustado talle de un escalador era brutal. La vida se resumía en entrenar, comer poco y descansar mucho siempre en hoteles lejos de casa. Sin cerveza. Ufff. Ya lo había hecho una vez y le salió bien. Nunca más.

En aquel triunfo en el Tour, el Sky tuvo que mantener a raya a uno de los suyos, Chris Froome, al que obligó a frenarse en favor de Wiggins. Nunca se llevaron bien. Wiggins, arisco y arrogante, no cuadraba con el «africano» Froome, un inglés de segunda categoría para la opinión pública británica. Un chico de las colonias. Tras ese Tour, Wiggins se apagó y Froome cogió el mando para ganar cuatro veces la Grande Boucle. Ahora, el Sky vuelve a tener una asunto interno por resolver. El líder oficial es Froome, pero el mejor clasificado -le saca un minuto- es Geraint Thomas, galés y heredero de Wiggins. «Tienen un problema», apunta el vencedor del Tour 2012.

Wiggins carga contra Dave Brailsford, el hombre que le transformó en un ganador de la Grande Boucle. No acabaron bien. «Dave es egocéntrico. Su objetivo es que gane el equipo, no uno u otro corredor. Seguro que a los dos les dice que son capaces de llegar de amarillo a París» supone. Uno de los directores del Sky, Nicolás Portal, aclaró antes de la jornada de descanso que el líder es Froome. «Thomas ha hecho un gran inicio de temporada. Tenemos ganas de ver hasta dónde es capaz de llegar. Merece más, pero está claro que el número uno es Chris (Froome)». Sólo si falla ese esquema, Thomas cargaría con el reinado del Sky. “Ha que tener un plan B”, apunta Portal.

La victoria en el último Dauphiné ha elevado la cotización de Thomas, que ha preparado este Tour como líder del Sky porque hasta unos días antes del inicio de la carrera no se sabía si Froome podría correrlo. Fue absuelto de dopaje apenas a tres días de la etapa inicial . Thomas es un extraordinario contrarrelojista y un escalador resistente. El perfil de Wiggins. Los dos formaban parte del equipo británico de persecución que ganó el oro olímpico en los Juegos de Pekín 2008 y Londres 2012.

Hace tres años, la dirección del Sky creía que Thomas era el heredero natural de Wiggins. Los dos salen de la misma escuela, el velódromo y la Academia Ciclista Británica. Lo que alteró los planes fue la irrupción inesperada de un talento llegado desde África, Froome. Ni siquiera al principio creyeron en el corredor de Kenia, al que Brailsford estuvo a punto de echar en 2011. Pero Froome acabó ese año segundo la Vuelta a España y todo cambió. Thomas, que tiene un año menos que Froome (33), se ha quedado en gregario de lujo. Hasta ahora lo ha asumido. «Podría ser líder en algún otro equipo, pero aquí soy feliz», aseguraba antes de la etapa de ayer.

Thomas, que estudió en Cardiff en el mismo colegio que el futbolista Gareth Bale, aprendió a ser rodador al servicio de Wiggins y a ser escalador tirando de Froome. «Geraint será el líder del Sky en una gran vuelta», vaticinó Froome en 2015. Ya es segundo en este Tour. Sólo le falta ser el líder del Sky. Como pronosticó Wiggins, su antiguo equipo tiene un problema de éxito.