Johan Cruyff, durante su efímera etapa en el Levante UD
Johan Cruyff, durante su efímera etapa en el Levante UD

CÁDIZ CF

Levante UD, una historia llena de curiosidades

El club granota ha visto pasar por sus filas a jugadores como Cruyff y Mijatovic

Por  17:28 h.

El Cádiz CF visita este sábado Valencia para medir sus fuerzas ante el Levante UD, sólido e indiscutible líder de la categoría de plata del fútbol español. Complicado reto para los cadistas ante el gran favorito de Segunda (al que sí eliminaron en la Copa del Rey), que espera recuperar la división perdida después de seis temporadas.

Histórica entidad que cuenta con múltiples curiosidades. Ahí van algunas de ellas.

¿Por qué se llaman granotas los levantinistas? ¿Por qué la rana es la mascota de este club valenciano?

Granota es el apelativo que reciben los jugadores, miembros del club y seguidores del Levante. Al igual que sucede con clubes como Real Madrid (merengues), Atlético (colchoneros), Barcelona (culés) o su vecino Valencia (chés), el próximo rival liguero del Cádiz CF también tiene su apelativo. Pero, ¿a qué se debe?

Más allá de lo que se pueda pensar, granota se debe al significado en valenciano de la palabra rana. Todo comenzó a finales de los años 30 del siglo pasado, gracias a una unión al término de la Guerra Civil Española (1939) entre el Levante FC y el Gimnástico FC. Ambos, tal y como refleja la página web oficial de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), decidieron unir sus fuerzas por un bien común. El primero de ellos disponía de un gran número de jugadores, pero no así de un terreno de juego; el segundo, en cambio, apenas tenía futbolistas entre sus filas pero contaba con el histórico Estadio de Vallejo.

Fruto de esa fusión nació el actual Levante UD, pero también nació este peculiar apodo. Este campo donde el Gimnástico jugaba sus partidos se encontraba junto al antiguo cauce del río Turia, hogar de un gran número de ranas, por lo que el nuevo Levante no tardó en adoptar este seudónimo.

Por esa razón, la rana se ha convertido en todo un símbolo para el Levante UD. Además de ser una de las imágenes corporativas de la entidad, el color verde de este anfibio también ha sido utilizado en las segundas y terceras equipaciones del equipo a lo largo de la historia de la entidad levantina.

La rana es la mascota del Levante UD. Foto: Levante UD.

La rana es la mascota del Levante UD. Foto: Levante UD.

¿Hay alguna relación entre Orriols, el barrio en el que se encuentra el Ciudad de Valencia, y Cádiz?

Orriols es el barrio en el que se encuentra el Ciudad de Valencia, el estadio del Levante UD. Paradojas del destino, esta zona tiene una curiosa historia que le vincula a Cádiz. Y es que, el ahora barrio valenciano dejó formalmente de ser señorío con motivo del Decreto del 6 de agosto de 1811, emitido por las Cortes de Cádiz, por el que se incorporaban a la administración estatal todos los señoríos aristocráticos y monásticos y se abolía el vasallaje feudal, convirtiéndose en municipio independiente con ayuntamiento propio.

El Estadio Ciudad de Valencia se encuentra en el valenciano barrio de Orriols.

El Estadio Ciudad de Valencia se encuentra en el valenciano barrio de Orriols.

¿Cómo fue la etapa de Cruyff en el Levante UD?

Que Johan Cruyff es una leyenda del fútbol es indiscutible y en el Levante valoran con orgullo que durante un tiempo (bien es cierto que no demasiado amplio) vistió su elástica. Para el club quedó un recuerdo agridulce, pero también un agujero económico.

Ídolo y mito en Ajax, Barcelona y selección holandesa, Cruyff llegó al Levante a finales de enero de 1981, a punto de cumplir 34 años. Lo hizo tras su paso por Los Ángeles Aztecas y Washington Diplomats después de poner fin a su aventura culé. Eso sí, no sólo sonó su nombre para reforzar al Levante. También Espanyol, Betis, Sevilla, Arsenal, Chelsea y Dumbarton (equipo este último de la segunda División de Escocia) estaban en las Quinielas. Al final, la sorpresa llegó. Rumbo al Levante, rumbo a Valencia.

Por aquel entonces, el Levante jugaba en la categoría de plata del fútbol español y aspiraba al ascenso de categoría. Pachín era su entrenador. Sin embargo, el holandés pasó con más pena que gloria por Valencia. En total, 10 partidos jugados y dos goles marcados. El club granota pasó de ser segundo a acabar noveno en la clasificación. Al final, no hubo ascenso ni aumento de socios.

En la siguiente temporada, la 81-82, el Levante perdió dos categorías y bajó a Tercera por impago reiterado a sus jugadores. Para entonces, Cruyff ya estaba de regreso en el Ajax. Eso sí, en el Levante conservan cierto orgullo por aquella aventura. Cruyff jugó en el Levante. En el antepalco del estadio granota siempre te muestran con satisfacción la foto.

Fallecido recientemente debido a una larga y penosa enfermedad, el ’14’ siempre permanecerá en la historia levantinista.

Johan Cruyff, durante su efímera etapa en el Levante UD

Johan Cruyff, durante su efímera etapa en el Levante UD.

Barral, historia en el Levante

Un gaditano de San Fernando ya forma parte de la historia del Levante UD. Se trata de David Barral. al delantero isleño tan sólo le hicieron falta dos temporadas y 67 encuentros para convertirse en el máximo goleador de la historia del equipo granota en Primera División.

18 goles celebró Barral en la Liga con el Levante (a ellos se les suman dos más en la Copa del Rey). Siete los logró en la primera temporada y once en el segundo ejercicio. En ambos cursos, el Levante garantizó su continuidad en la máxima categoría.

Barral lidera una clasificación en la que aparecen a continuación otros jugadores como Mustapha Riga (17 goles) y Koné (15 goles), así como Pepín, Serafín, Caicedo y Rubén Suárez (estos últimos con 13 goles).

David Barral, máximo goleador del Levante UD en Primera División.

David Barral, máximo goleador del Levante UD en Primera División.

Vicente y Mijatovic, Levante y Valencia

Juanfran, David Navarro, Pasieguito, Farinós, Giner, Héctor Núñez, Wilkes… Muchos han sido los jugadores que a lo largo de la historia han defendido las zamarras de Valencia y Levante, los dos equipos históricos y señeros de la capital valenciana. Ahora bien, especialmente recordadas son dos historias con cambios inversos.

Todos recuerdan a Pedja Mijatovic. El montenegrino se ganó el corazón del valencianismo desde su llegada. Fichado del Partizán de Belgrado, Mijatovic se convirtió en el ídolo de la afición durante tres años (1993-1996) hasta que fichó por el Real Madrid. En el club blanco hizo historia con el gol de ‘La Séptima’, pero en Mestalla jamás olvidarán su marcha. Para ellos fue una ofensa.

La Fiorentina, en 1999, fue el siguiente destino antes del regreso de Pedja a Valencia en 2002. Eso sí, el balcánico regresó a la ciudad del Turia, pero al barrio de Orriols. El Levante fue su destino y su última aventura en el fútbol profesional. Una experiencia no demasiado afortunada, ya que Mijatovic no marcó más de tres goles en toda la temporada y acabó siendo suplente. El Levante tuvo que continuar en Segunda y tuvo que ser un año después cuando dio el salto a Primera, ya sin Pedja pero de la mano de Manolo Preciado.

Mijatovic, exvalencianista, culminó su carrera en el Levante.

Mijatovic, exvalencianista, culminó su carrera en el Levante.

A la inversa fue el cambio de Vicente. Formado en las categorías inferiores del Levante, el entonces llamado ‘Vicentín’ deslumbraba a propios y extraños cuando siendo una joven promesa despuntaba con el equipo granota. Su inolvidable paso por el Ciudad de Valencia hizo que el vecino valencianista se fijara en él y allí jugó once temporadas (entre 2000 y 2011) en las que ganó dos Ligas, una Copa del Rey, una Copa de la UEFA y una Supercopa de Europa. Este recordado extremo izquierdo también fue internacional con España y estuvo muy cerca de proclamarse campeón de la Champions. Casi nada. Actualmente es miembro de la secretaría técnica del Valencia, encabezada por Suso García Pitarch.

Vicente cambió el Levante por el Valencia.

Vicente cambió el Levante por el Valencia.