La peña cadista Cuatro Gatos homenajea a Antonio Navarrete, en la imagen junto a Kike Márquez, con el premio 'Don Gato'
La peña cadista Cuatro Gatos homenajea a Antonio Navarrete, en la imagen junto a Kike Márquez, con el premio 'Don Gato'

Cádiz CF

Kike Márquez, el insensato valiente del Cádiz CF

El sanluqueño se disculpó con el hincha que citó en la calle pero asegura que siente el escudo igual que la afición

Por  16:28 h.

Cuando no se celebra un ascenso, cuando lo que toca es analizar un fracaso, las noticias, es algo inherente a la hiel en el deporte, circulan sobre el fango. Primas por aquí, dudosa actitud por allá, lanzamiento de botellas por aquí, acusaciones por allá…, y así, con todo. Dentro de este cenagal se encuentra Kike Márquez, de los pocos jugadores del Cádiz CF que el pasado domingo, nada más consumarse el desastre, tuvo la valentía (o la insensatez, según se mire) de salir por su propio pie y en compañía de sus seres queridos por la puerta principal de autoridades del estadio Carranza, situado en los bajos del estadio. Un lugar donde esperaba la turbamulta para manifestar el considerable enfado de la afición a jugadores y directiva después del enésimo fracaso. Para más inri, Kike Márquez ya las había tenido nada más terminar el partido con varios aficionados del fondo sur, especialmente con uno que le había recriminado su actitud en el campo y fuera de él. El sanluqueño tuvo que ser apartado de la zona por el delegado del Cádiz CF Antonio Navarrete para evitar males mayores mientras hacía gestos de contrariedad a la grada en cuestión y se citaba en la calle con el hincha que le manifestó tu indignación. Y para la calle que fue el sanluqueño.

Felizmente, y tras recibir una seria bronca del público presente a la salida del estadio combinada con algunas muestras de apoyo que también recibió el jugador del Cádiz CF, Kike pudo abandonar ‘tranquilamente’ los aledaños del estadio sin que ocurriera ningún incidente destacable debido, también, a la numerosa presencia de los agentes de seguridad que custodiaban un partido designado de Alto Riesgo. Kike aún estaba dolido por el no ascenso, caliente por las acusaciones de indolencia y muy caliente aún.

Pero llegó la tarde y el jugador del Cádiz CF se calmó. Vería o no las imágenes de su bronca, meditaría y asumió su error. Tanto lo asumió que a través de las redes sociales logró ponerse en contacto con el hincha en cuestión para pedirle disculpas y mantener una conversación conciliadora.

Ya en la noche del lunes, Kike Márquez también protagonista en el programa de  El Chiringuito de NEOX que presenta Josep Pedrerol, que ya en la tarde había salido al paso para defender la imagen del Cádiz CF y de su afición mediante un editorial que hace antes de comenzar a rodar el programa. El jugador sanluqueño entró en antena en el programa y fue preguntado acerca de la nefasta imagen que dejó el Cádiz CF por culpa de la lluvia de objetos que cayó sobre los cachorros de Ziganda.  “Lo que hemos visto no es bonito, pero por cuatro energúmenos que tiren botellas al campo no se puede manchar la imagen, ni la ciudad ni lo que representa el Cádiz CF”.

Como no pudo ser de otro modo, a Kike también se le cuestionó su comportamiento al final del partido y dio su versión de los hechos con sinceridad y amor propio. “Soy gaditano y cadista desde pequeño. Llevo dos años en el Cádiz CF y me siento cadista como ellos. Acepto todas las críticas porque no hemos cumplido el objetivo, pero que me digan que no siento los colores y el escudo de este club me duele y en ese momento en caliente no lo acepté. Me equivoqué en enfrentarme a el aficionado y en frío tuve una conversación con él, le pedí disculpas y es algo que quedará en el olvido”, manifestó con sobrada honestidad.

Kike renovó esta campaña y seguramente se convertirá en uno de los pesos pesados de un vestuario que necesita como nunca la voz de un gaditano que sufra y padezca como la afición los sinsabores que el equipo deja en el campo.