Aridane, de blanco, en un partido con el Eldense, donde ha jugado la pasada campaña.
Aridane, de blanco, en un partido con el Eldense, donde ha jugado la pasada campaña.

CÁDIZ CF

El Granada confirma la cesión de Aridane Hernández al Cádiz CF

El central completa el eje de la retaguardia y competirá con Servando y Josete; con 26 años y 186 centímetros, es un futbolista en crecimiento

Por  12:39 h.

Tras la salida de Diego González el pasado viernes rumbo a Sevilla, el Cádiz CF ya ha confirmado al tercer central que competirá esta campaña con Josete y Servando en el eje de la zaga. Se trata de Aridane Hernández, un zaguero alto y fuerte (26 años y 186 centímetros) que ha sido indiscutible en la última temporada en el Eldense (Grupo III de Segunda B).

El nombre de Aridane sonaba con fuerza hace escasos días para reforzar al equipo de Claudio Barragán. Y es que el Granada lo fichó para concedérselo como préstamo al Cádiz CF, en un nuevo ejemplo de que se mantienen las relaciones de la entidad gaditana con el club que preside Quique Pina. El central llega cedido por un curso, como antes lo hicieron Migue García, Garrido o Jona.

Aridane es natural de Tuineje (Fuerteventura). Nació en marzo de 1989, tiene 26 años y mide 186 centímetros. La pasada campaña jugó en el CD Eldense y disputó 38 partidos, anotando un gol. Aridane está formado en las categorías inferiores del Real Madrid y Liverpool. Ya en su etapa profesional ha pasado por el Real Valladolid B, SD Ceuta, Deportivo Alavés y CD Eldense.

Ayer sábado participó en un amistoso del Granada ante el filial nazarí en Almuñécar. Aridane se incorpora de forma inminente. El lunes tendrá que pasar la revisión médica y será presentado el martes en el Ramón de Carranza a las 12.30 horas.

Defensa alto que va bien por arriba y en progresión, completa el centro de la retaguardia relevando a Aitor Arregi, cedido el pasado año por el Eibar. Habrá que ver si el Cádiz CF se refuerza con un cuarto central que, si llega, probablemente sería sub 23. Si no, está la carta de Pepe Castaño, el canterano en el que más confía el actual grupo inversor.