Álvaro García se lamenta de una acción ante el UCAM
Álvaro García se lamenta de una acción ante el UCAM

Cádiz CF

El Cádiz CF sigue pagando el peaje

Los amarillos siguen sin cogerle el pulso a una Segunda División que condena muy caro los errores cadistas

Por  7:59 h.

El Cádiz CF sigue por tercera semana consecutiva en puestos de descenso a la fatídica Segunda B. Y por más que Álvaro Cervera haya repetido que “no hemos hecho méritos para estar ahí”, la verdad sea dicha, cuando se está varias jornadas en una misma posición clasificatoria no es por casualidad.

Partido tras partido se ven razones al porqué de la dinámica del cuadro amarillo, que tras el empate de ayer ante el UCAM acumula cinco jornadas sin conocer la victoria, y seis partidos, contando el de Copa, sin ganar.

Y aunque un triunfo saca al equipo amarillo del pozo, y dada la igualdad, lo mete casi en la zona media de la tabla, es urgente que Cervera corrija o dé con la tecla de un equipo que de descompone por momentos, no sentencia los partidos, comete errores de menor categoría, y quizás algo importante, ha perdido esa dinámica positiva con la que muchos equipos llegan a una nueva categoría tras ascender.

1. Se esfumó la resaca del ascenso

Al Cádiz se le ha escapado pronto esa dinámica positiva con la que muchos equipos entran en una nueva categoría tras conseguir el ascenso. Seguramente, la derrota, injusta, en Miranda de Ebro ha hecho más daño del que parece. A dicho encuentro los amarillos llegaban tras dos empates y ofrecer más cosas positivas que negativas. Una gran primera parte en Anduva fue borrada por la actuación del colegiado, y quizás ahí comenzó a esfumarse el Cádiz CF del ascenso.

Bien es cierto que tras el choque ante el Mirandés se ganó a Getafe y en el descuento al Numancia, pero el equipo no se ha aprovechado de lo que supone un grupo de jugadores que viene de conseguir un éxito y además no ha utilizado el propio viento a favor de un ambiente ilusionado por volver a Segunda. Ejemplo de todo ello es lo que están viviendo conjuntos como Reus y Sevilla Atlético, ascendidos que están en la zona alta, o el caso del propio Leganés en Primera División.

2. Equipo en construcción

Tantos jugadores nuevos trae consigo que el bloque tarde en ser una realidad. El Cádiz CF actual es un equipo todavía a medio hacer con muchas carencias y virtudes que están saliendo poco a poco. Cierto es que ahora están jugando más fichajes que partidos atrás, de hecho ante el UCAM solo cuatro jugadores estuvieron la pasada temporada en Segunda B (Cifuentes, Aridane, Álvaro y Carlos Calvo).

La llegada tardía de futbolistas como Abdullah y Jose Mari, claves en el centro del campo, junto con la escasa aportación de otros como Nico, Aitor, Luis Ruiz, Eddy Silvestre, o el propio Rubén Cruz a pesar de la continuidad conseguida, denotan que la escuadra de Cervera necesita un tiempo que no tiene.

3. Arbitrajes y expulsiones

Ha quedado más que patente que el Cádiz CF no está teniendo suerte con los arbitrajes. Por ahora son más los errores en contra que a favor y eso lo ha notado en varios partidos la escuadra gaditana. Acciones puntuales que caen de la balanza rival y que pueden cambiar el desenlace de un choque. No obstante, otras decisiones arbitrales están siendo más que justas como las expulsiones de Ortuño y Carlos Calvo. Ambas, innecesarias y que denotan impotencia por parte de ambos futbolistas. A estas dos hay que sumarles las rojas a Santamaría y Eddy Silvestre, aunque en ambos casos fueron errores del colegiado, como demostró el Comité de Competición.

4. ‘Matar’ los partidos

No al sentido estricto de sentenciar un encuentro en la recta final, sino de aprovechar las ocasiones que se tienen mucho antes. Queda claro que ante el UCAM se dejaron escapar dos puntos por dejar de atacar y echarse atrás, sin buscar un tercer gol que habría sido definitivo. Frente al Tenerife se empata y el Cádiz a punto está incluso de ganar con una ocasión de Abdullah. Frente al Girona oportunidades sin gol, ante el Reus se esfuma un punto por un tanto en el tramo final. Puntos que escapan en un categoría donde cualquier error tiene un agravante enorme. No se puede perdonar tanto.

5. La clasificación, losa para Cervera

Que un recién ascendido esté a las primeras de cambio en la zona de descenso puede ser hasta lógico y entendible. Al menos para la gran mayoría que comprende que la permanencia debe ser el único objetivo del Cádiz esta campaña. No obstante, cada jornada que los amarillos pasan en el pozo se convierte en una losa que genera nervios, intranquilidad y resta crédito al entrenador ‘milagro’. 

Álvaro Cervera, técnico que obró lo imposible la pasada temporada, pierde fuelle con cada semana sin ganar y eso es ineludible. Él lo sabe, de ahí quizás sus declaraciones tras el partido frente al UCAM y su semblante serio y hasta inquieto tras el choque. Mejorar siempre es más fácil ganando, lo contrario, por más que seas un novato, deja dudas en el rastro.