Tomás conduce el balón en un partido en el Ramón de Carranza.
Tomás conduce el balón en un partido en el Ramón de Carranza.

Cádiz CF

El Cádiz CF considera la cesión de Tomás

El Algeciras podría ser el destino temporal de un jugador en pleno desarrollo

Por  20:55 h.

La dirección deportiva del Cádiz CF confía en el canterano Tomás, pero más bien como un jugador de futuro que como una garantía de presente. Eso se vio claramente en el pasado ‘play off’ con la lesión de gravedad del ‘reincidente’ Andrés Sánchez, competencia directa en el flanco izquierdo de la zaga de Tomás. Rápidamente, el Cádiz CF se hizo con los servicios de Prada para guardarse las espaldas. Y rápidamente, tras dos partidos ante el Oviedo donde Tomás falló, Prada fue titular ante el Hércules sin ser nada del otro jueves.

Tomás lleva cumpliendo varias campañas en el Cádiz CF. El joven algecireño sigue siendo la promesa a la que Alessandro Gaucci renovó en 2012 por cinco temporadas. Sigue siendo sub 23 y eso es un plus que no puede olvidarse. Pero sigue siendo el suplente de un jugador, Andrés, que no ha jugado ninguno de los dos ‘play off’ que ha jugado el Cádiz CF al estar siempre lesionado. Con todo esto sobre la mesa, es normal que Jorge Cordero no termine de decidirse sobre un tema que comienza a quemarle las manos.

Ya el año pasado hubo equipos que se interesaron por Tomás. El que más cerca estuvo de ficharlo fue el Toledo, pero el Cádiz CF puso pie en pared y redobló su apuesta por el zurdo. Por entonces, Andrés, para variar, seguía recuperándose y Cordero y Calderón confiaron a partes iguales en el canterano, que comenzó titular en el irregular comienzo del equipo cadista en Liga.

Ya con Claudio, Andrés pasó al once de forma automática. Hasta que volvió a lesionarse. Otra vez. Y le llegó el turno a Tomás, al que se le vino el mundo encima cuando David Fernández se levantó libremente y sin la oposición del agarrotado lateral para mandar al Oviedo a Primera y dejar al Cádiz CF paseándose por la cuerda de un ‘play off’ de infarto. Estaba claro el banquillazo con el que una semana después le ‘obsequió’ Claudio, que volvería a tirar de él para el partido de vuelta ante el Bilbao Athñetic después de que Prada no incrementase el nivel por esa banda.

En estos años, a Tomás se le ha cargado con una responsabilidad tremenda. Desde estar en un equipo que tuvo que salvar la categoría en Sanlúcar en mitad de un ambiente de lo más tenso para un joven que empezaba a tener que sustituir al, posiblemente, mejor lateral izquierdo de toda la Segunda División B. Y en todas las campañas, si es cierto que nunca ha sobre salido, tampoco ha rechinado. Toda esa presión la ha aguantado como la ha podido y se ha mantenido firme pese a muchas caídas que ha sufrido en la sombra, de donde siempre ha salido.  Y alguna que otra lesión producida por un estrés que le descentró durante algún tiempo pero del que volvió con más fuerza que nunca.

Los técnicos del Cádiz CF ven carrera en Tomás, y es por eso que al Sevilla Atlético, que lo pretende en propiedad, se le ha dicho que se retrate o ‘nanai de la china’. Ni Vizcaíno ni Cordero quieren un segundo capítulo como el de Galindo, del que por cierto poco o nada se está escuchando hablar, y se le ha dicho claramente a la entidad hispalense que si quieren a Tomás tendrán que pagar lo que se le pide.

Un año fuera

Pero lo que parece claro es que tras la renovación de Andrés Sánchez, la suplencia de Tomás depende de un fichaje de un central que pueda servir como comodín y actual como lateral en el caso de lesión del murciano. Por tanto, el Cádiz CF pretende conseguir ceder a Tomás para que se libere de cierta forma de la responsabilidad que acumula un chico como él en un club donde la exigencia se respira en cada entrenamiento. El Algeciras, recién ascendido a Segunda B, ha pedido la cesión del algecireño. Esta posibilidad gusta en el club.

Alfonso Carbonell Celdrán

Alfonso Carbonell Celdrán