CÁDIZ CF

CadiMan, el superhéroe del Cádiz CF

Canal Amarillo contacta con el nuevo símbolo de la afición cadista, que desvela que sus poderes solo funcionan cuando juega el equipo gaditano

Por  17:05 h.

Es una gaviota. Es una cometa. No, es CadiMan, el superhéroe del Cádiz CF que con sus poderes lucha para llevar al equipo de sus amores a Segunda División. CadiMan ha salido del anonimato tras su espectacular vuelo del pasado domingo en vísperas del enfrentamiento con el Real Oviedo. Desde entonces, se ha convertido en el estandarte de una hinchada que necesita un símbolo para alzar las alas y recuperar la senda hacia el cielo.

El superhéroe prefiere mantenerse en la sombra, sin desvelar su verdadero nombre. Guarda su identidad. Oculta su rostro tras una máscara amarilla y azul similar a los luchadores mexicanos, de ahí que le hayan confundido con el Rey Misterio. Nada más lejos de la realidad. ¿De México? CadiMan es de Cádi, Cádi. En su vida normal, durante toda la semana es repartidor de marisco. Merodea por el barrio de Loreto, tiene su barquita amarrada en el puerto para cuando sale a pescar. Chirigotero, se suele bañar en las aguas de La Victoria aunque su vuelo lo perfeccionó dando ‘pechazos’ en el Puente Canal. “Y también me gusta el pádel”, incide.

Pero cuando el Cádiz CF juega, CadiMan recupera todos sus poderes, su esencia. “En los partidos me vuelvo loco, como todos los cadistas“. Se coloca la careta, regalo de la hija pequeña de un amigo, “por eso me queda tan justita”. Se enfunda su camiseta amarilla, se abriga con la bufandita y se anuda la capa con la bandera del Centenario. Y a animar. “Hago esto porque me divierte y lo que quiero es que la gente se lo pase bien. Disfrutan sobre todo los niños. Ese es mi principal poder, hacer reír y que el cadismo se entretenga. El domingo se vivió algo extraordinario, nunca sentí nada igual y lástima que perdimos. Aunque si hubiéramos ascendido yo no sé qué hubiera pasado conmigo”.

La fama le ha cogido por sorpresa, no esperaba tanta repercusión. “Ha sido un bastinazo. Me han estado llamando todos los colegas que me han reconocido y se han cargado tres veces la batería del móvil. Y en cambio mi parienta que no quiere saber nada de mí”. Agradece también el apoyo de esas personas anónimas le sostuvieron en el último instante. “Si están mis amigos abajo no me tiro porque se hubieran quitado seguro”.

El poder de la afición

La euforia del día contrasta con la decepción después de la derrota, así que el superhéroe infunde ánimos en el cadismo. “Nos hemos llevado un palo muy gordo, pero hay que alzar el vuelo, hay que levantarse. La afición, la ciudad y la provincia se merecen este ascenso”.

Para agarrar el objetivo, el Cádiz CF cuenta con “el poder de la afición, que es muy fuerte. Como los aficionados, los jugadores necesitan creérselo. El domingo perdieron ese poder, se lo quitamos la hinchada y se vino para nosotros, y los futbolistas se quedaron nerviosos, perdidos”. No le encuentra explicación. “Ojalá en mi trabajo me recibieran todas las mañanas así. Yo me vengo arriba. Lo reparto todo, hago las facturas que hagan falta. La plantilla tiene que coger ese aliento de la afición”.

La desilusión se apoderaba del cadismo, que sin embargo ha ido resurgiendo en estos primeros días de la semana, y por ello no cambiará su filosofía. “Dicen que como les ha podido la presión, ahora han puesto el partido a las doce, para que vayan menos seguidores a recibirlos, pero a esa hora los van a recibir igual. A las ocho de la mañana ya sería otra cosa, porque a esa hora no estoy despierto ni yo”.

“Yo me ponía a la salida del vestuario, y en vez de darles golpes en el escudo para quitarle los nervios como hacía Carlos Aimar, les daba el cosqui y la pringá, que es más de aquí. Y a jugar sin presión”.

Su principal enemigo “ahora mismo es el Hércules… y los dos leones. En serio, no tengo enemigo porque donde ha ido CadiMan lo han tratado muy bien. Mi principal contrincante, como el de casi todos los gaditanos, es el paro. Aunque ahora me coge trabajando”. Y su kriptonita es “la derrota del Cádiz CF. Me vine abajo después de perder con el Oviedo, perdí los superpóderes y salí del estadio ya sin el traje. Lo dejé en la cabina de teléfonos, que cada vez quedan menos”.

CadiMan lleva ya muchos años de socio, allá arriba en fondo norte. Y echando la vista atrás, comenta que “sobre el terreno de juego, quien más ha reflejado el poder de CadiMan ha sido Mágico González. Porque Mágico solo tenía súperpoderes el domingo. Cuando tenía que estar ahí, estaba”.

Para el final, deja una promesa: “Si el Cádiz CF sube, CadiMan promete que irá en gayumbos del Cádiz a tirarse en la fuente de Puerta Tierra. Palabra de Cadiman”. Ah, y una advertencia. “Por favor, que esto no lo hagan los niños en casa. Déjenlo para los especialistas”.