Atlético

El Atlético y Di María tratan de entenderse

El argentino del PSG expresa a Simeone su interés por volver a Madrid y el club valora si es posible ficharle

Actualizado:

Uno de los nombres recurrentes en el bazar veraniego de fichajes relacionado con el Atlético intenta hacerse hueco en la plantilla. Es Ángel di María, el centrocampista argentino al que se ha vinculado en más de una ocasión al conjunto colchonero y que en esta ocasión vuelve a intentar un acercamiento. Di María le ha expresado a Simeone su interés por vestir de rojiblanco, ingresar en la plantilla que aspira a ganar una Champions y volver a vivir en Madrid. Regularizados sus problemas con la Hacienda española y los derechos de imagen cuando jugaba en el Real Madrid, el argentino ha llamado a las puertas del Atlético y el club valora si es posible o no ese fichaje.

Di María ha movido los hilos para entablar contacto con el Mono Burgos, el segundo técnico del Atlético, con el que tiene una buena comunicación desde hace tiempo. No se encuentra feliz en el PSG desde que perdió protagonismo y presencia en las alineaciones por la llegada de Neymar el verano pasado.

La esposa de Di María, Jorgelina Cardoso, tampoco está a gusto en París por los mismos motivos. El centrocampista ha pasado de tener un estatus estelar a uno secundario desde que Neymar apareció por el Parque de los Príncipes. En alguna de las suplencias de su marido, Cardoso se soltó la lengua en las redes sociales. ««Tu esfuerzo, más tu trabajo extra, más tus goles, más tus asistencias, más tu mejor momento, igual a banco... Pero las que no entendemos de fútbol somos las mujeres. Allez Paris», se pronunció sarcástica.

El círculo argentino

El círculo argentino del Atlético genera una sensación de comodidad a Di María. En el Atlético, además de Simeone y el Mono Burgos, también forman parte del equipo técnico el «Profe» Ortega –preparador físico–, Pablo Vercellone –preparador de los porteros– y José Luis Pasqués –asesor de prensa del Cholo–. Para la próxima temporada llegará el exinternacional argentino Nelson Vivas, que ocupará las funciones de Tiago Mendes, el exjugador portugués que pretende volar solo en la carrera como entrenador.

A pesar de que lleva once años trabajando en Europa, el centrocampista se siente muy apegado a su país y a sus orígenes. Ayer mismo recordó en una entrevista al portal The Player Tribune los desplazamientos en bicicleta que realizaba en su Rosario natal cuando tenía que ir a entrenar. Su madre pilotaba la bici, con Di María en la parte de atrás del sillín y su hermana pequeña en una cajetín.

También se acordó del Real Madrid, de una salida que, por lo que se ve, no fue dulce para ninguna de las partes. «El Madrid mandó una carta para que no jugase la final del Mundial 2014. No querían que me lesionase antes de venderme. Querían comprar a James. Ese es el negocio del fútbol que la gente no ve».

Di María fue investigado por la Hacienda española, acusado de defraudar 1,3 millones de euros en su declaración por los derechos de imagen cuando militaba en el Real Madrid. El jugador llegó a un acuerdo con la Fiscalía y la Abogacía del Estado para regularizar su situación. Pagó dos millones de euros y aceptó un año de cárcel, aunque no ingresará en prisión.