Filip Jordens, como Don Quijote
Filip Jordens, como Don Quijote - Danny Willems

Don Quijote habla y canta en francés

El Teatro Español presenta una producción belga del musical «El hombre de La Mancha»

MadridActualizado:

«Las artes en general tienen mucho de Don Quijote. Si quieres ser un visionario y cambiar las cosas, tienes que perseguir el sueño imposible». Son palabras de Michael De Cock, uno de los dos directores -el otro es Junior Mthombeni- de la producción de «L’homme de La Mancha» («El hombre de La Mancha») que presenta el Teatro Español dentro de unos días. Se trata de una producción de la compañía belga KVS en la que han colaborado varias instituciones internacionales, entre ellas el Théàtre de la Monnaie de Bruselas y el propio Teatro Español.

«El hombre de La Mancha» es un musical con música de Mitch Leigh, libreto de Dale Wasserman y letras de Joe Darion. Se estrenó en Nueva York en 1965, y desde entonces es uno de los grandes emblemas del género. Tres años después Jacques Brel la adaptó al francés y la estrenó en la capital belga, con él mismo interpretando a Don Quijote.

Medio siglo después, el hidalgo español ha regresado a Bruselas en un montaje que es «un sueño urbano». Dice Carme Portaceli, directora del Teatro Español, de KVS ha querido poner en escena a tres antihéroes: Jacques Brel, Miguel de Cervantes y Don Quijote. De este último asegura que «es un personaje maravilloso. Creo que poder crear un mundo mejor, creer que eso es posible, es una cosa extraordinaria y muy importante. Don Quijote se convierte, en cada pasaje de la novela, en un cronista de la situación social y espiritual de España. Él es un caballero que tiene una obsesión: luchar contra el mundo y transformarlo».

«El musical -dicen sus directores- también habla de la amenaza que sufren quienes buscan la sensibilidad y la imaginación. Todo el mundo repite una y otra vez a voz en grito que hay que salirse de lo establecido y encontrar soluciones creativas, pero incluso eso está cada vez más instrumentalizado. Es como una receta. La realidad es que queda poco margen para la libertad»

La producción que presenta el Teatro Español es particular porque sube a escena a un grupo heterogéneo de una treintena de artistas, dirigidos musicalemente por Bassem Akiki. En el reparto figuran Filip Jordens (Don Quijote), destacado intérprete de las canciones de Jacques Brel; la soprano Ana Naqe (Aldonza / Dulcinea) y el cantante de hip hop y soul Junior Akwety (Sancho).