El Arrebato en pleno concierto
El Arrebato en pleno concierto - NACHO FRADE

El Arrebato revoluciona el Concert Music de Sancti Petri

El artista sevillano aterrizó el viernes en Chiclana para presentar su último trabajo ‘Músico de guardia’ y recordar sus temas más emblemáticos

ChiclanaActualizado:

Javier Labandón, más conocido como El Arrebato, lo volvió a hacer. Tras tomarse un tiempo de descanso, el artista sevillano regresó dispuesto a darlo todo sobre el escenario chiclanero. Con la energía que le caracteriza y esa personalidad inconfundible, El Arrebato hizo bailar a todo aquel que se desplazó hasta Chiclana con sus temas más representativos a lo largo de su carrera musical.

En esta ocasión, el cantante celebró su vuelta a los escenarios con un nuevo trabajo ‘Músico de guardia’, un disco que le ha traído grandes sensaciones y que estuvo dispuesto a compartir con todo aquel que quisiera escucharle anoche en Concert Music Festival. Tanto es así que el cantante se encuentra inmerso de lleno en su gira de verano, siendo su próxima parada Cáceres, el 10 de agosto.

Para quienes se perdieran la cita del viernes, el 11 de agosto podremos volver a disfrutar de él en Málaga, antes de poner rumbo al norte de España, concretamente A Coruña, el 16 de agosto. Con esta agenda tan apretada, El Arrebato quiso hacer una parada obligatoria en Chiclana ya que se considera «medio gaditano». En este punto estratégico de la localidad se reunieron anoche gente de Cádiz, Sevilla y diversos puntos de España que no dudaron en desplazarse hasta Sancti Petri para escuchar en directo a un gran artista consagrado en nuestro país como es El Arrebato.

Aunque el cantante sevillano acudió a la cita para presentar su último trabajo no dudó en ofrecer a su público lo que, sin duda, estaban esperando. Para esta ocasión no podían faltar sus clásicos más emblemáticos que le hicieron consagrarse como el gran artista que hoy es. Mucho baile, cante y juerga flamenquita para una noche que quedará para el recuerdo de muchos.

Con su alegría y energía, que tanto le caracteriza, El Arrebato no perdió su sonrisa a la hora de dirigirse a un público tan entregado, como el de Sancti Petri. Con estas buenas vibraciones, el artista sevillano contagió, una vez más, a su amplia legión de seguidores que le arroparon durante toda la noche.

A pesar de haberse tomado un tiempo para desconectar El Arrebato se sentía anoche como en casa. En las tablas del escenario supo reencontrarse con el público y conectar con sus corazones, demostrando que Arrebato solo hay uno. La música le corre por las venas y la única forma de expresión que conoce es a través de sus canciones.