Victor Cabezuelo y Julia Martín, alma bicéfala del grupo
Victor Cabezuelo y Julia Martín, alma bicéfala del grupo - ABC

Rufus T. Firefly: «Un fan dejó la droga por nuestra música»

La banda madrileña de rock psicodélico aterriza con su aclamado «Loto» en el Mediterránea Festival

Actualizado:

La escena de rock psicodélico vivió una fuerte explosión en España hace un lustro, cuando varios grupos fascinados con Tame Impala decidieron adoptar las técnicas de grabación de la ahora famosísima banda australiana. De aquello, poco queda ya: la mayoría de esos grupos,incluyendo su padrino inspirador, han girado hacia escenas de pomposa denominación donde no hay rastro de olor revivalista.

Huida impostada, pues una de las pocas formaciones que ha seguido fiel al canon lisérgico, Rufus T. Firefly, no podría sonar más a hoy. O a mañana, incluso. «La palabra "psicodelia" no tiene por qué marcar un camino concreto, eso sería precisamente todo lo contrario. Para mí significa libertad creativa», opina Julia Martín-Maestro, baterista y co-líder del conjunto madrileño. «Ni siquiera tiene que ver con los hippies ni con el consumo de drogas alucinógenas,como tanta gente piensa. De hecho, un fan nos dijo una ve que pudo dejar las drogas gracias a nuestra música. Fue muy fuerte».

Los Rufus, como les llaman sus seguidores, han tocado este verano «en más festivales que nunca» aprovechando al máximo el escaparate que ofrecen. «Nunca nos había escrito tanta gente diciéndonos que nos acababa de conocer tocando en un festival y que le habíamos encantado», asegura Julia, que después de vivir una crisis en el grupo siente que éste «está en su momento más dulce».

Dos discazos

Todo se debe a sus dos últimas entregas discográficas, «Magnolia» y «Loto», conectadas por un registro sonoro penetrante y expansivo, de propiedas casi enteogénicas. «Intentamos que el oyente pueda viajar dentro de sí mismo. No hace falta ninguna sustancia para conseguirlo», explica la artista, que ahora mismo no sabe por dónde tirarán en su próximo trabajo. «Queremos darnos más libertad individual, trabajar un poco más por separado y cambiar los papeles, a ver qué sale».

Pendiente también queda el asunto de la conquista de mercados extranjeros, algo que suele costar bastante a los combos independientes que no cantan en inglés ni abarrotan de coros futboleros sus estribillos. «Hemos hablado de la posibilidad de ir a Estados Unidos, porque estaría muy bien poder presentar allí nuestras canciones. Pero ahora, el objetivo es tocar más en Portugal». Mientras, seguirán actuando en festivales nacionales como Mediterránea, que este fin de semana los reunirá con Dorian, Sidonie, Beret, Izal, La M.O.D.A., Dinero o Varry Brava.