El actor Salva Reina en Cádiz
El actor Salva Reina en Cádiz - FRANCIS JIMÉNEZ
Rodaje en Cádiz

Entrevista a Salva Reina: «Cantar en el Falla, impone»

El malagueño estará en Cádiz hasta principios de octubre rodando ‘Antes de la quema’, la última película de Fernando Colomo

CádizActualizado:

«Lo que más respeto me da es el Teatro Falla», confiesa el actor Salva Reina que ha tenido que enfrentarse al templo de las coplas gaditano con su personaje de Quique, un carnavalero en paro que se cruza con un traficante local, ‘El Tuti’, que le lía en robo del depósito de droga más grande de España que, casualmente, se encuentra en Cádiz. Salva ha estado arropado en esta ‘narcochirigota’ que es 'Antes de la quema' por grandes figuras del mundo del Carnaval como Vera Luque, el Selu, José Mari y Javi Aguilera. «Contar con primeros espadas de la fiesta nos ha dado tranquilidad».

Uno de los retos del personaje era clavar el acento de Quique, por lo que Salva ha tenido que matizar su deje empapándose de carnaval. «He intentado acercarme lo máximo posible al tono y la forma de hablar de Cádiz y tengo que darle las gracias al Libi porque me he visto todas las entrevistas que tenía grabadas; me las he ‘mamao’ todas», apunta divertido. Salva ha aprovechado además sus muchos años de convivencia con compañeros de Cádiz en pisos de estudiantes para matizar su acento boquerón con la cadencia gaditana.

El malagueño reconoce que ha visto mucho carnaval y asegura que Los Borrachos –la agrupación del Selu que ganó el COAC en 1992 inscrita oficialmente como El que la lleva la entiende–, le ha marcado. Esta chirigota supuso un hito en la historia del Carnaval del Cádiz y Salva rememora rápidamente el cuplé a la reja del muelle y el doble sentido gaditano.

Un chirigotero enamorado

El personaje de Salva hace de Cicerone sobre todo con Manuela Velasco con la que tiene un ‘affaire’ amoroso y la lleva a conocer La Caleta, La Viña, e intenta que se enamore de él y de la ciudad. El actor ríe prudente. Su carcajada es sonora pero breve, casi tímida. Su pelo desordenado desdibuja el azul de sus ojos. Su apariencia —calza tenis pero lleva chaqueta gris—es cuidadamente desenfadada y deja intuir a una persona cercana como el personaje que interpreta en ‘Antes de la quema’. «Quique es optimista, sinvergüenza y entrañable. Se hace querer. Sabe enfrentarse a los problemas desde la alegría y la nobleza que tiene la gente de Cádiz en el corazón». Es «un tipo corriente que se ve envuelto en un follón y está superado». Según explica el actor, su personaje «es un chirigotero que tiene alguna que otra salida cómica pero no responde al tópico de gaditano gracioso. Todo se trata con respeto».

«Tengo que darle las gracias a El Libi porque me he ‘mamao’ todas las entrevistas que tenía grabadas»

Canaval, Cádiz y droga pueden formar un combinado explosivo para la imagen de una ciudad, pero Salva se muestra tranquilizador. «El tema de la droga es una anécdota, un punto de partida. Con ello, no se quiere decir la provincia sea cuna de droga. No se puede destripar de la película pero es todo lo contrario. Al final Cádiz y sus personajes salen muy bien parados. La película refleja la nobleza de los gaditanos y la lucha por deshacerse de ese estigma».

En la cresta de la ola

Series como ‘Allí Abajo’ y ‘Sabuesos’ lo han convertido en un rostro familiar pero Salva lleva casi 20 años en el mundo de la interpretación. Compaginó sus estudios Educación Física con el teatro y los monólogos y ha participado en películas como ‘La isla mínima’, ‘Señor, dame paciencia’ y ‘El mejor verano de mi vida’. «Esta profesión va por rachas y ahora parece ser que estoy en la cresta. Estoy intentando hacer todos los trucos que me sé, para no bajarme de la ola». En noviembre comenzará la grabación de la quinta temporada de ‘Allí abajo’ y tiene algunos proyectos de cine y de teatro pero « aún no están firmados, así que tocamos madera y no los comentamos porque se chafan».

«Mi personaje sabe enfrentarse a los problemas desde la alegría y la nobleza que tiene la gente de Cádiz»

Con una agenda rebosante de proyectos, el actor no teme que le encasillen. «¡Ojalá que cada vez que haya un andaluz me llamen a mí!», comenta para después argumentar que siempre busca dar a sus personajes un matiz diferente para que reflejen todas las realidades de una comunidad que es muy rica. «Luego, también he podido enfrentarme a otro tipo de personajes como en ‘La Zona’, que he hecho un tipo totalmente perjudicado de la cabeza y en ‘Sabuesos’ utilizo un castellano neutro», explica.

Estos días, en Cádiz, Salva ya no piensa el Terral, los pitufos o el Cervantes. Ahora se deja mecer por el Levante y conquistar por los chicharrones. Incluso se atreve con el Falla: «Si piensas que Cádiz es droga nada más, lo siento ‘pisha’ pero es mucho más. 3000 años de historia que te llevan a la gloria...», entona divertido.