Entrevista

Manuel Cano: «Un buen retrato debe representar la esencia interior del sujeto»

El artista Manuel Cano expone desde hoy en la Galería Benot su serie 'Poética del Retrato'

Actualizado:

Su buen hacer le precede. Paisajes urbanos, aljibes, patios y columnas protagonizan su obra más conocida. Pero a Manuel Cano le apetecía explorar otro género: el retrato. Y el resultado, más que destacado, podrá verse en la galería Benot en una exposición que se inaugura hoy a las 20.30 horas. ‘Poética del Retrato’ es el nombre de esta muestra en la que Cano retrata a diversos gaditanos en un trabajo que le ha ocupado meses para «profundizar en la interioridad de los personajes».

–¿Qué supone para usted protagonizar una nueva exposición?

–Se trata de mi primera exposición de retratos y es algo que quería hacer porque es una faceta que llevo realizando desde que comencé mi carrera de pintor allá por el siglo pasado, tengo varios retratos en algunas instituciones pública de Cádiz y en colecciones privadas. Sin embargo, la mayoría de las gentes de esta ciudad me conocen tan solo como un pintor de paisaje urbano, interiores de patios con aljibes, columnas y demás elementos arquitectónicos.

–Es una muestra que, si no tengo entendido mal, ha generado mucha expectación, ¿no cree?

–No tengo la certeza de si esta muestra está generando expectación, pues ahora vivo fuera de Cádiz y no estoy al corriente, pero me consta que muchos amigos y conocidos saben de esta exposición y están deseando verla y, como no, los retratados y sus familiares. Espero no decepcionar mucho.

–¿Qué complejidad entraña a su juicio realizar un retrato? ¿Diría que es uno de los géneros plásticos más complicados?

–El retrato entraña muchas dificultades entre ellas tratar con las expectativas o el estado anímico del modelo, someterse a una disciplina muy rigurosa con el dibujo hasta conseguir el parecido. La creatividad está limitada, pero una vez superado estos trámites hay espacio para cierto divertimentos como la composición y la libertad de trazos y manchas . Lo que más me interesa en un retrato es lo que evoca cada modelo a través de sus posturas, sus rasgos físicos, detalles que hablan de su personalidad. Un buen retrato que se precie debe representar la esencia interior del sujeto desde el punto de vista del pintor y no solo la apariencia externa. Por todo ello agradezco muchísimo que el retratado me deje en absoluta libertad de decisión a la hora de trabajar.

–¿En qué punto cree que se encuentra el realismo gaditano?

–En Cádiz hay buenísimos pintores no solo realistas, sino de otros estilos artísticos, muchos de ellos son jóvenes con un gran futuro y que están triunfando fuera de nuestro país.

–¿Y el mundo de las artes en general?

–No soy un analista ni un crítico de arte, pero como sabemos la Ciencia está muy por delante de las Artes, cosa que lo agradecemos todos. Sin embargo, no vendría mal que la balanza se inclinase un poco hacia la creación artística porque el hombre sigue necesitando mucho de su parte espiritual.

Seguir luchando

–Parecen tiempos duros para las artes en general, con muchos recortes de ayudas y subvenciones, ¿tienen que aprender las artes a vivir únicamente de la iniciativa privada?

–Los tiempos son muy duros para todo, en especial para las cosas más básicas y necesarias, pero hay que seguir luchando con ayudas o sin ayudas materiales. Pero, como he dicho anteriormente, el arte es una necesidad de otro tipo y nada va a frenarlo.

–Su amplia y sobresaliente trayectoria la precede, ¿cómo le gustaría que le recordaran las futuras generaciones?

–(Risas) Le agradezco me tenga en tan alta consideración, pero si le contestara a esa pregunta y me creyera con pretensiones de dejar huellas en futuras generaciones en un país como el nuestro, que tiene tan grandes genios de la pintura, debería ir presto a ver un psiquiatra. No, yo soy un pintor muy modesto que solo aspira a seguir con este gran lujo que es pintar cada día.