Uno de los gatos que han aparecido envenenados en los últimos días.
Uno de los gatos que han aparecido envenenados en los últimos días. - La Voz
Sierra

Denuncian matanzas indiscriminadas de gatos en Olvera

La oposición señala la «ineficaz» respuesta a la sobrepoblación por parte del Ayuntamiento, que se desentiende de los envenenamientos y reconoce haber encargado el problema a la Mancomunidad, que captura y traslada a los animales

CádizActualizado:

La sobrepoblación de gatos callejeros está generando un verdadero problema en las últimas semanas en la localidad de Olvera. El número de animales concentrados en distintas colonias ha incrementado en los últimos meses, lo que genera malestar entre los vecinos.

Algunos se han tomado la justicia por su mano y, en los últimos días, han llegado a aparecer animales muertos por envenenamiento en una de las zonas del centro. Este hecho ha sido denunciado por la protectora La Huella Verde, que solicita cambiar la gestión del problema llevada a cabo hasta ahora para evitar este tipo de consecuencias.

La acumulación de gatos en distintos puntos compromete «tanto el bienestar de los animales como la salubridad del medio», aseguran desde el Ayuntamiento. El Consistorio, que garantiza que «en ningún momento ha provocado ninguna matanza o maltrato animal», recuerda que no tiene competencias en dicha materia. Por ello, trasladó la reclamación de los vecinos a la Mancomunidad de Municipios Sierra de Cádiz, que está procediendo a la retirada de los animales.

Hasta ahora, los gatos son recogidos por la perrera de la Mancomunidad, ubicada en la localidad vecina de Villamartín. «Allí supuestamente los meten en la gatera, pero tienen muchas enfermedades y acaban muriendo», explica Marta, de la protectora La Huella Verde.

Izquierda Unida, principal grupo de la oposición, también se ha mostrado en contra de la forma en la que el Ayuntamiento intenta atajar el problema. «El método no sólo es cruel -jaula, cebo, saco y sacrifico indiscriminado-, sino además ineficaz», manifiestan desde la formación. Y es que en el momento en el que el número de gatos de una colonia es alterado, el ritmo de reproducción aumenta, ya que «todas las hembras entran en periodo fértil pudiendo gestar hasta cuatro veces al año». De esta forma, el número de gatos callejeros se incrementa, haciendo ineficaces las capturas de la perrera.

La Huella Verde comparte esta tesis y aboga, en una propuesta trasladada al Equipo de Gobierno por IU, por el método alternativo del CES: Captura, esterilización y suelta. «Así tendríamos una colonia controlada, su alimentación controlada y a los gatos castrados», añaden desde la protectora.

El Ayuntamiento de Olvera, gobernado por el PSOE, defiende que la protección de estos animales debe ser compatible con la salubridad pública. «Creemos que el control de las colonias de gatos merecen un protocolo de actuación definido, en un clima de respeto, que abordaremos en esta nueva legislatura», añaden en un comunicado en el que se comprometen con la causa.