Vista parcial del edificio provisional del CFA en el astillero de Puerto Real
Vista parcial del edificio provisional del CFA en el astillero de Puerto Real - ANTONIO VÁZQUEZ
INDUSTRIA

Tres años de un fracaso anunciado

El futuro centro tecnológico industrial de Cádiz sigue atascado en una maraña administrativa

El gobierno de Susana Díaz firmó en septiembre de 2016 su inminente puesta en servicio, pero los nuevos gestores de la Junta se han encontrado con otra realidad

CÁDIZActualizado:

El proyecto estrella de la industria gaditana sigue atascado en una maraña administrativa que impide, por ahora, su puesta en marcha después de tres años de su anuncio. El Centro de Fabricación Avanzada (CFA) o centro tecnológico industrial de Cádiz, donde está prevista la convergencia de las sinergias de los sectores naval y aeronáutico, se encuentra aún sin fecha de estreno, pese a que está considerado por la propia Junta como un elemento estratégico, clave para el desarrollo económico de la Bahía.

Este viernes se cumplen tres años de la escenificación política de esta inversión. La entonces presidenta del gobierno andaluz, la socialista Susana Díaz, anunciaba a bombo y platillo en la factoría de Airbus de Puerto Real la firma del protocolo del futuro centro tecnológico de Cádiz. Sin embargo, la realidad es bien distinta ahora y nada tiene que ver con el anuncio del 27 de septiembre de 2016.

La Junta buscó la alianza con Airbus, Navantia y la UCA para formar el equipo que pilotaría esta nueva inversión pública en la Bahía. Uno de los acuerdos suscritos entre quienes firmaron el protocolo fue la implantación provisional del nuevo centro en una nave cedida por Navantia hasta la finalización de las obras del edificio definitivo, en el polígono del Trocadero. Navantia cumplió con su parte cediendo y habilitando una de sus naves del astillero de Puerto Real.

Deficiencias en los trámites

Entre 2017 y 2018, el gobierno socialista señaló en más de una ocasión que el equipamiento del centro necesitaba de un largo proceso de homologación y certificación, pero no logró cerrar el capítulo de la maquinaria, sobre todo, de la de mayor capacidad innovadora. La llegada el pasado diciembre de un nuevo equipo de gobierno a la Junta de Andalucía, capitaneado por PP y Ciudadanos, ha puesto de manifiesto serias deficiencias en los dos años de gestión para la puesta en marcha del CFA.

El propio director general de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía IDEA, Fernando Casas, reconoció el pasado julio en Cádiz durante la celebración de unas jornadas aeronáuticas en la sede de la patronal las dificultades que se ha encontrado para poner reactivar la puesta en marcha del centro tecnológico gaditano. No obstante, Casas adelantó que se trataba de un proyecto «prioritario» para la Administración regional y que se trabaja para acelerar las licitaciones de su equipamiento yen el ajuste de los tiempos para su financiación. No hay que olvidar que esta inversión está integrada en los fondos europeos ITI.

Firma del protocolo el 27 de septiembre de 2016
Firma del protocolo el 27 de septiembre de 2016 - ANTONIO VÁZQUEZ

LA VOZ ha podido saber que el nuevo equipo de la Agencia IDEA avanza en cuanto a las certificaciones, pero nadie se atreve a dar plazos o fecha de estreno. El presidente de la Confederación de Empresarios de Cádiz (CEC), Javier Sánchez Rojas, aprovechó la presencia del director general de IDEA en Cádiz el pasado verano para trasladarle sus quejas por el retraso que suma el Centro de Fabricación Avanzada (CFA). Sánchez Rojas señaló que no era una cuestión de buscar responsabilidades y recordó que Navantia cedió una nave para el CFA hace casi dos años, que la anterior presidenta de la Junta dio su visto bueno al igual que las direcciones de Navantia y Airbus y que pese al tiempo transcurrido nada se ha hecho «cuando sólo resta equipar la nave con los bienes de equipo», apostilló. «Sólo pido que las administraciones miren un poco más a Cádiz», resaltó Sánchez Rojas tras mostrar su «envidia» al ver que FADA-Catec (el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales de Sevilla) sí está a pleno rendimiento.

El nuevo centro está previsto que cuente con equipos de medición de telemetría, software para simular los procesos de producción, equipos de fabricación aditiva y de soldadura láser, además de fresadores de gran volumen y equipos de termografía y robots, pero no hay constancia aún de la llegada de este equipamiento.

El 27 de septiembre se cumplen, por tanto, tres años de la presentación del nuevo Centro de Fabricación Avanzada (CFA) de Cádiz para impulsar proyectos y procesos industriales de investigación. Se trata de un centro tecnológico de altas prestaciones donde los sectores naval y aeronáutico tendrán la posibilidad de fundir y complementar sus conocimientos en favor del tejido industrial.

Sin embargo, este ambicioso proyecto de I+D industrial gaditano, abanderado por la Junta de Andalucía y en el que Navantia y Airbus son los invitados estelares, sigue con su lento proceso administrativo de creación. De momento, no hay fecha en el calendario para su inauguración, pese a que las instalaciones de esta primera fase son solo provisionales.

Germen de la 'Industria 4.0'

En un primer momento se anunció su estreno para finales de 2017 y luego para mayo de 2018. El proceso sigue su curso administrativo con la licitación de la maquinaria y la solicitud de las oportunas licencias municipales de obras, pero ni Airbus ni tampoco Navantia saben aún cuándo podrán ocupar las instalaciones para iniciar los primeros trabajos conjuntos.

Este centro albergará las sinergias tanto del sector naval como del aeronáutico y está llamado a ser la vanguardia de la industria gaditana, es decir, el germen de lo que hoy conocemos como ‘Industria 4.0’, un concepto que se ha extendido hasta el sector naval con el ‘Astillero 4.0’. Se trata de un ambicioso proyecto de investigación y desarrollo (I+D), impulsado por la Junta, que servirá para fusionar los dos sectores productivos más importantes de la Bahía. Así, directivos de Navantia, ejecutivos de Airbus y profesores de la UCA dieron su apoyo a una iniciativa que persigue combinar lo mejor de ambos sectores para que se complementen.

El resultado de esta fusión permitirá optimizar los procesos industriales gracias al intercambio de sinergias. Para ello, se optó por concentrar en un mismo edificio a técnicos aeronáuticos y navales con el ánimo de desarrollar proyectos industriales comunes. De esta forma surgió la idea del Centro de Fabricación Avanzada. La urgencia por la puesta en marcha de este servicio y la necesidad de invertir 25 millones de los fondos de la Inversión Territorial Integrada (ITI) llevaron a definir una serie de actuaciones y a concretar los primeros plazos.

El protocolo, suscrito por la Agencia IDEA, Navantia, Airbus Defense & Space, Airbus Operations, la Fundación Hélice, el Clúster Marítimo Naval de Cádiz y la Universidad de Cádiz, era el aval que impulsaba el proyecto de forma coordinada con los sectores implicados.