El director del astillero, Pablo López, y la presidenta de la Junta, Susana Díaz, tras 'bautizar' al 'Monte Urbasa' - ANTONIO VÁZQUEZ
INDUSTRIA

Nueve meses de gestación para un coloso del mar

Puerto Real construye en un tiempo récord el segundo petrolero, el 'Monte Urbasa'

El astillero albergó la ceremonia de entrega, a la que asistió como madrina la presidenta de la Junta y reclamó al Gobierno el quinto petrolero y dos barcos de la Armada

CÁDIZActualizado:

El astillero de Puerto Real ha culminado la obra del segundo petrolero, el 'Monte Urbasa', en nueve meses. La cadena de producción de la planta gaditana funciona a la perfección para cumplir con los plazos marcados en el contrato con el Grupo Ibazábal. Este martes tuvo lugar en la factoría la ceremonia de entrega de esta segunda unidad, en la que actuó como madrina del buque la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que ha aprovechado la ocasión para reclamar nueva carga de trabajo para los astilleros.

Díaz se mostró satisfecha con el acuerdo alcanzado con Arabia Saudí para construir en San Fernando cinco corbetas, pero insistió en la necesidad de afrontar nuevos retos y reclamó para ello la construcción del quinto petrolero, una medida que está, de momento descartada por su escasa rentabilidad, y anunció que peleará con el Ministerio de Defensa para la licitación del séptimo BAM, así como por la obra de un ferry militar para el transporte de tropa. Ambas inversiones fueron anunciadas por el anterior gobierno a falta de confirmación presupuestaria.

El presidente de Ibaizábal destaca que España tiene ahora la oportunidad de liderar las obras de grandes buques tanqueros

La compañía firmó en junio de 2015 el contrato con el grupo vasco Ibaizábal para la construcción de cuatro petroleros de la serie Suezmax con opción a dos unidades más. Navantia no fabricaba petroleros desde hacía más de veinte años. Los astilleros españoles abandonaron en la década de los noventa la construcción civil de grandes tanqueros en favor de la obra militar. Esta situación dio lugar a que el vacío que dejó España tanto en desarrollo de ingeniería como en construcción fuera acaparado por la industria asiática. De hecho, Navantia se embarcó en este proyecto de los petroleros gracias a un socio tecnológico que ha aportado las patentes, la tecnología y los bienes de equipo. El astillero coreano de Daewoo es el que pilota la operación y el que ha marcado los costes. Se trata de un precio por unidad muy competitivo que ha provocado serias tensiones entre Navantia y la industria auxiliar naval debido a la escasa rentabilidad de la obra. Pese a todo, la construcción de estos barcos está sirviendo de impulso al mercado laboral de la Bahía y supone un espaldarazo al interés futuro de Navantia por recuperar la obra civil.

El presidente de Ibaizábal, Alejandro Aznar, destacó en su discurso que hasta ahora eran los asiáticos los que fabricaban tanqueros y recordó que «a España le ha llegado la hora de asumir este negocio», en clara referencia a Navantia para que se embarque en la obra del quinto y sexto petrolero que están pendientes de confirmación.

La ceremonia de entrega del 'Monte Urbasa', el segundo de los cuatro petroleros Suezmax, se llevó a cabo a pie de dique. El barco fue amadrinado por la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y entre otras personalidades asistieron al acto el presidente de Ibaizábal, Alejandro Aznar; el consejero delegado de Cepsa, Pedro Miró, y el presidente de Navantia, Esteban García Vilasánchez. No hay que olvidar que Cepsa es la empresa que explotará el buque por renting, como ya lo hace con el primero, el ‘Monte Udala’, para el transporte de crudo entre el Golfo Pérsico y su refinería en la Bahía de Algeciras.

El 'Monte Urbasa' se incorporará, por tanto, a la flota de Cepsa bajo la modalidad de 'time charter', dentro del programa de renovación de su flota, como ya hiciera el pasado marzo el ‘Monte Udala’, el primer petrolero de la serie. Precisamente, este barco ha navegado ya 20.000 millas y ha realizado de manera satisfactoria varios viajes de suministro de crudo desde diferentes orígenes a las refinerías de Cepsa.

La construcción de cada barco está suponiendo más de 725.000 horas de trabajo, que traducido a empleo alcanza una media de más de 2.000 personas, entre directo e indirecto. Este programa está permitiendo al astillero alcanzar uno de sus picos de ocupación más altos en los últimos años, ya que casi 3.000 personas están entrando diariamente a trabajar a sus instalaciones.

Además del programa de los petroleros, en los astilleros de la Bahía de Cádiz se acaba de entregar la subestación eléctrica contratada por Iberdrola para el parque eólico East Anglia en el Mar del Norte. Esta plataforma se ha construido en el astillero de Puerto Real. Además, el quinto Buque de Acción Marítima BAM se entregará en San Fernando el próximo 27 de julio. A ello se añade la pujante actividad del negocio de Reparaciones y Sistemas en el astillero de Cádiz y el programa de mantenimiento de los destructores para la US Navy en la base de Rota, así como la reciente firma del contrato con Arabia para la construcción de cinco corbetas.

A toda máquina

La fabricación del 'Monte Urbasa' se ha realizado en un tiempo récord, ya que se empezó su montaje en el dique el 16 de octubre de 2017. En estos 9 meses se han montado más de 20.000 toneladas de acero con todos los equipos del barco, y se han realizado con éxito las pruebas de mar para celebrar este martes la ceremonia de entrega.

Para ello se está empleando intensamente el dique de Puerto Real, uno de los más grandes de Europa. Así, cuando se produjo la flotadura del 'Monte Urbasa' ya había bloques del tercer petrolero, el 'Monte Urquiola' puestos en el dique. Es de destacar que en el último año se han producido 400 montajes en la grúa pórtico, lo que equivale a una media de dos diarios.

Estos petroleros, denominados Suezmax porque sus dimensiones están ajustadas al máximo a las del Canal de Suez, son los primeros construidos en España en los últimos 20 años.

A su vez, en la construcción de los petroleros se han introducido las técnicas más avanzadas, como la instalación de piezas impresas en 3D en la fase constructiva de un buque. Navantia está impulsando junto a la Universidad de Cádiz el Centro de Fabricación Aditiva (CFA) para desarrollar, entre otras, estas tecnologías de impresión 3D. La actividad de I+D+i en esta tecnología se inició hace dos años y, como ejemplo, las rejillas construidas mediante impresora 3D instaladas en los petroleros son resultado de esa colaboración. Ahora se pretende fomentar la realización de proyectos de I+D+i colaborativos con la industria auxiliar, para lograr situar al sector naval en la vanguardia tecnológica.