La bandera que cubría el féretro del capitán de fragata Montojo, junto con su prenda de cabeza y la condecoración que le impuso la ministra fueron entregadas a su familia. - A. Vázquez
ACCIDENTE HESPÉRIDES

«No dejes de guiarnos», el mensaje de los sobrinos del militar muerto en la Antártida

Los sobrinos del capitán de fragata Montojo le dedicaron unas emotivas palabras durante el acto de honores fúnebres celebrado en Rota

RotaActualizado:

Uno de los momentos más emocionantes del adiós este miércoles al capitán de fragata Montojo, fallecido en la Antártida al caer desde el Buque de Investigación Oceanográfica 'Hespérides', fue la intervención de Manuel Crespo Tisner y Carmen Tisner Yagüe, que pusieron voz a un mensaje de todos los sobrinos de Javier, que quisieron despedirse de su tío con unas sentidas palabras. Éste es el mensaje de sus sobrinos al científico y militar que dio su vida por su país y por la ciencia:

«¿Qué es la vocación? El diccionario dice que es la inclinación que viene del interior para dedicarse a una determinada forma de vida o un determinado trabajo. Pero para nosotros, que hemos aprendido de ti Monti, es mucho más. Es tener vocación por la vida misma, por perseguir lo que a uno le gusta y cuidar lo que uno más quiere. Es tener vocación por cuidar de los demás, por cuidarnos a nosotros. Por alegrarnos las reuniones familiares pero sobre todo por alegrar la vida de los que te han rodeado. Por las historias de astronomía, las excursiones en barco por las que siempre había peleas, por las bromas, por siempre estar dispuesto a hablar de lo que fuera. Pero sobre todo por sonreír siempre.

No hay vez que no hablaras con pasión de tus proyectos y tu trabajo, pero realmente lo que siempre te delataba en la mirada era el orgullo que siempre has tenido de tu hija, la niña de tus ojos, de tu mujer y de la familia que has construido y que ahora debes guiar y apoyar desde dentro. Porque aunque te perdamos en la mesa, no te perdemos dentro de nosotros. Ese es el don de la gente que sabe iluminar una habitación cuando entra y que llena el corazón de otros sin que se lo pidan; que lo siguen haciendo por siempre.

Con esto queríamos agradecerte todo lo que hemos vivido juntos, que estamos muy orgullosos de ti y que te vamos a echar mucho de menos. Y también te pedimos, como sobrinos egoístas que somos, que no dejes de guiarnos, porque queremos seguir aprendiendo de ti.

Descanse en paz mi Comandante. Ha sido un honor y un privilegio haberte conocido.»