Una de las pruebas del tranvía de la Bahía de Cádiz.
Una de las pruebas del tranvía de la Bahía de Cádiz. - Antonio Vázquez
INFRAESTRUCTURAS

Ana Mestre: «Dijimos que haríamos lo imposible para no perder la inversión del tranvía»

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó ayer un acuerdo para impulsar los trabajos pendientes y no tener que devolver las ayudas europeas

CádizActualizado:

La Junta de Andalucía materializó ayer en el Consejo de Gobierno que celebró en Sanlúcar de Barrameda la que probablemente sea la única oportunidad para no tener que devolver los 99 millones de euros de ayuda europea concedida al tranvía de la Bahía de Cádiz ante la certeza de que no entrará en funcionamiento en la fecha comprometida por el anterior gobierno andaluz, el próximo lunes 1 de abril.

La delegada de la Junta en Cádiz, Ana Mestre, ha dado cuenta este miércoles de los acuerdos y «medidas extraordinarias» alcanzados en dicha reunión entre los que destaca impulsar la terminación de los trabajos del tren tranvía. O lo que es lo mismo, en palabras de Mestre, «hacer lo imposible para impulsar la obra del tranvía» sin tener que devolver las ayudas europeas «y sin perder las inversiones ya realizadas».

Así, el acuerdo del Consejo de Gobierno contempla impulsar la formalización por parte de la consejería Fomento del contrato de operación con Renfe; la firma de un convenio con Adif para el uso compartido de la parada ferrotranviaria del río Arillo; la consecución de la homologación final del material por parte de ADIF; la obtención de la autorización de puesta en servicio por parte de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria; y desbloquear y ejecutar materialmente la subestación de acometida eléctrica del polígono de tiro Janer, en San Fernando. «Eso es todo lo que impulsamos ayer y todos los deberes que nos dejó por hacer el anterior gobierno de la Junta», añadió.

Mestre defendió el sentido de la «responsabilidad» del nuevo Ejecutivo andaluz en este asunto afirmando que «hace unos días nos preguntaron que haríamos y dijimos que éramos un gobierno responsable, que la situación en la que nos lo habían dejado (el proyecto del tranvía) no era responsabilidad nuestra pero dijimos que haríamos lo imposible y eso es lo que hicimos ayer», recalcó.

La fecha límite vigente de la puesta en uso de esta infraestructura sigue siendo el 31 de marzo pero las medidas tomadas ayer por la Junta tienen muchas papeletas para lograr la concesión de una nueva prórroga y esquivar devolver la cofinanciación Feder otorgada en 2014 mediante la declaración de Gran Proyecto.

Diligencia administrativa

De momento la Junta está inmersa con la Dirección General de Fondos Europeos de la Consejería de Hacienda en la tramitación de la ampliación del plazo de la prórroga y será la Comisión Europea quien tenga la última palabra. Dada la proximidad del vencimiento de la prórroga actual el tiempo apremia pero es demasiado pronto aún para saber cuándo se pronunciará el órgano europeo. La delegada provincial se ha mostrado positiva sobre el pronunciamiento de Europa «porque sin duda alguna verán la diligencia mostrada por nuestra parte» y asegura que «no damos por perdido nada».

«Cuando esté todo esto avanzado se podrá determinar si va todo para adelante, si es viable y se da por bueno. No sé cómo se actuará por parte de las otras administraciones pero lo que quedaba por hacer es lo que hemos aprobado en el Consejo de Gobierno y esperamos que con ello podamos librarnos de tener que devolver las ayudas europeas», ha argumentado.

La consejera andaluza de Fomento e Infraestructuras, Marifrán Carazo, señaló días atrás que la Junta había constituido un grupo de trabajo para pedir una prórroga para la puesta en marcha del tranvía de la Bahía. Cabe recordar que la Comisión Europea ya concedió una prórroga al tranvía de dos años y advirtió a la Junta en 2016 que el límite para poner en marcha el tranvía de la Bahía era el 31 de marzo de 2019. La infraestructura representa una inversión superior de 256 millones de euros y acumula un retraso de siete años.

32 millones para barriadas desfavorecidas

El Consejo de Gobierno también aprobó una serie de medidas «para que a nuestra provincia le vaya mejor» como es el caso de una inversión de 31,9 millones euros para la rehabilitación de barriadas de los ocho municipios de más de 50.000 habitantes (Algeciras, Cádiz, Chiclana, Jerez, Sanlúcar, El Puerto, La Línea y San Fernando) en el marco del programa de regeneración de áreas desfavorecidas.

Antes del verano se publicarán las bases para que los ayuntamientos puedan presentar sus proyectos y a partir de ahí el Gobierno andaluz, a través de la Consejería de Fomento, otorgará «las cantidades necesarias para desarrollar esas inversiones». Éstas pueden ser bien destinadas a la rehabilitación de espacios públicos o bien a la rehabilitación de elementos comunes de edificios de uso residencial.

Estas ayudas de corte social son, en opinión de Ana Mestre, «la constatación de la apuesta del Gobierno andaluz por los que más necesitan el apoyo de una administración ágil, diligente y sensible».

Plan de gestión de la chirla

Enfocado al sector primario, el Consejo de Gobierno anunció ayer una inversión en el dique exento de Sanlúcar y el impulso al dragado de Barbate.

«Nos implicamos donde más se mueve la economía y donde más necesitan la agilidad de la administración como son los sectores primarios, que muchas veces son más vulnerables», valoró Mestre.

Asimismo, se dio luz verde al Plan de gestión de la chirla para el Golfo de Cadiz, que la delegada definió como «un trabajo común entre los gestores y los técnicos», que se plantea como una herramienta para evitar situaciones «que hemos visto en los últimos meses en la provincia».