Vehículos realizando pruebas en Chiclana.
Vehículos realizando pruebas en Chiclana. - LA VOZ
Provincia

Y el tranvía, ¿ahora qué?

El proyecto depende ahora delPartido Popular que siempre ha sido muy crítico con la actuación

CÁDIZActualizado:

Era junio de 2006 y la Junta de Andalucía llevaba bajo el brazo uno de los grandes proyectos de movilidad para la Bahía de Cádiz. Por entonces el Tren-Tranvía era un completo desconocido dibujado en papeles y bajo las promesas y compromisos de que iba a revolucionar la conexión entre las localidades de Cádiz, Chiclaa, San Fernando e incluso Puerto Real y Jerez, ya que existía la intención de cerrar una especie de anillo ferroviario en la Bahía.

Cuando se entregó el documento a los ayuntamientos de Chiclana y de San Fernando venía con un coste de unos 140 millones de euros y un plazo de ejecución de cuatro años. La intención era que las obras comenzaran en el año 2007 por lo que en 2011 estaría en funcionamiento. Han pasado más de 12 años desde la entrega de la actuación, más de una década desde el comienzo de las obras y a día de hoy nadie se atreve a dar una fecha para la puesta en funcionamiento del tranvía.

La inversión pronto pasó de los 140 millones de euros a los 200 millones de euros, posteriormente a los 220 millones de euros y según las últimas cifras dadas por la Junta de Andalucía, el coste total se aproxima a los 256 millones de euros. Casi doble la estimación inicial, aunque puede llegar a hacerlo, porque de forma continua se están licitando y adjudicando diferentes contratos necesarios para el desarrollo de este nuevo medio de transporte.

Un gran proyecto que ha sobrepasado todo lo que se esperaba de él y que no solo ha generado una gran polémica, sino que ya la traía. Y es que el Partido Popular, ni en Cädiz, ni en San Fernando ni en Chiclana, se ha mostrado partidario de esta actuación. De hecho desde el principio ha alzado la voz sobre los problemas y las consecuencias de esta iniciativa, que sigue sin ponerse en marcha, contando con varios cabos sueltos aún y con la única certeza de que la obra está ejecutada a más del 95%.

Para las elecciones del 2007 el Partido Popular había recogido ya unas 9.000 firmas en contra del trazado del tranvía en San Fernando, ya que iba a hacerlo por toda la calle Real. Desde entonces de manera continuada el Partido Popular ha mostrado su rechazo a la actuación, con la que ha tenido que lidiar en los años en los que ha estado gobernando en los municipios, denunciando los diferentes problemas que iban surgiendo y exigiendo celeridad. Pero se trataba de una obra que se les escaba de las manos al ser de carácter autonómica que contaba con el impulso y la seguridad de la Junta de Andalucía, hasta hace poco gobernada por el Partido Socialista.

Hasta las pasadas elecciones en Andalucía, que serán recordadas por tratarse del fin del Gobierno del PSOE en Andalucía tras más de 30 años y la llegada del PP y de Ciudadanos al frente de la administración andaluza. Un Ciudadanos que al igual que el PP siempre se ha mostrado crítico, tanto que incluso en La Isla el partido surgió en torno a una plataforma (la del Casco Histórico) contraria a esta obra. De ahí surgió Ciudadanos de San Fernando que luego se unió a Ciudadanos.

Por ello, la pregunta surge casi de inmediato. Y el tranvía, ¿ahora qué? Ahora que los partidos y personas que durante tantos años han señalado y criticado el proyecto son los responsables del mismo, qué va a suceder. Incluso ya se han extendido las conocidas como ‘fake news’ (noticias falsas) sobre la paralización del proyecto por móviles y redes sociales de la Bahía.

Pero no. Las obras continúan y la iniciativa de momento también. Ya que existen varias razones que hacen que el Partido Popular y Ciudadanos no tengan más remedio qué continuar con la obra. En primer lugar que ya está ejecutada a más del 95% y que solo rezan una serie de actuaciones muy concretas como es la construcción de la parada del Río Arillo y la de la subestación eléctrica de Janer. En el caso de la primera avanza tras unos problemas con la anterior adjudicataria, mientras que el segundo se encuentra en fase de redacción del proyecto para el posterior inicio de los trabajos. Aunque como ocurre con el tranvía siempre con complicaciones ya que Costas solicitó el cambio de la línea de conexión entre la red que se va a levantar en Janer con la subestación de Bahía Sur. La idea era para pasar el cableado por debajo de la CA-33, pero el informe fue negativo.

Europa vigila

Y hay otra poderosa razón para continuar con este proyecto. En concreto unas 135 millones de razones, las mismas que euros se deberían devolver a Europa si el proyecto no se pone en marcha. Fue en septiembre de 2014 cuando se consiguió por parte de la Junta una importante subvención europea ligada a los Fondos Europeos de Desarrollo Regional. La Consejería de Fomento utilizó esta ayuda como respaldo al proyecto por parte de Europa, ante las críticas que acumulaba, significando entonces casi un 80% de la inversión que se debía realizar, entonces iba por unos 200 millones de euros en gasto. Pero pronto el gasto se elevó a los 220 millones de euros, por lo que ya era del 60% y ahora está en torno a los 260 millones de euros, es decir que ya significa poco más del 50%.

Pero, estas ayudas no solo tienen una justificación, como es lógico, del gasto del dinero, sino que también una fecha para la puesta en marcha del proyecto. Y aquí viene el problema, ya que el plazo acaba el próximo 31 de marzo. Es decir que quedan más o menos dos meses para que el tranvía esté en marcha. Algo prácticamente imposible, al menos para que llegue a Cádiz, puesto que no se cuenta con la conexión con la vía ferroviaria para poder ir a la capital.

Primera parada

Por ello la Junta ya puso sobre la mesa un plan de servicios a tramos basado en poner primero en funcionamiento la línea tranviaria entre Chiclana y San Fernando, luego cuando esté acabada la parada del río Arillo que el tranvía dejé allí a los usuarios para que puedan coger un cercanía hacia Cádiz o Jerez y posteriormente el poder realizar todo el recorrido hasta Cádiz. Pero aún así, también parece proco probable que para marzo ya funcione el recorrido de Chiclana San Fernando, puesto que aún falta que finalice la homologación de los vehículos (que siguen en fase de pruebas) y falta la contratación y preparación del personal, entre otros aspectos.

Por ello lo más probable es que se pida una prórroga a Europa, considerando que se trata de una actuación de gran relevancia que precisa de la implicación de diferentes administraciones que en varias ocasiones no han facilitado o dado los permisos en tiempo, retrasando una actuación que también se judicializó. Desde la Junta consideraba que esta prórroga es factible y no consideran que deba haber problema para que se conceda, aunque ya es un trámite que no realizará el Partido Socialista, sino que debe realizar el Partido Popular.

Lo que está claro es que renunciar al proyecto tal y como se presentó a Europa, es decir con el trazado y ejecución actual, significa el tener que devolver la subvención otorgada y perder otros 135 millones de euros. Por ello, lo que el partido Popular va a ser con esta actuación es una auditoría que detalle cuánto dinero ha costado el tranvía por el momento, cuánto va a costar en realidad y si la inversión realizada está bien justificada, o en otras palabras si el dinero ha ido a dónde debía ir. Partir de aquí se tomarán las decisiones pertinentes y si es necesario se pedirá la responsabilidad correspondiente. Mientras tanto se seguirá con el plan de actuación planteado para el tranvía.

Es decir, que los trabajos en la parada del Río Arillo continuarán al igual que la actual fase de pruebas del tranvía. A menos de que ocurra algo trascendental en el anterior proceso, los planes del Partido Popular pasan por poner en marcha el proyecto y una vez que esté en explotación evaluar si es viable o no, es decir si le cuesta mucho dinero a las arcas andaluzas o por el contrario no, para finalmente mantener el paso del tranvía o no. Según las previsiones un total de 15.000 personas e manrea diaria utilizarán este servicio cuyo recorrido completo se espera poder realizar en una media hora. La población ala que hace inicidencia es de más de 230.000 personas.Queda ver si la gente al final se sube o no se sube. El tiempo lo dirá.