José Colón Sánchez - OPINIÓN

Tinte naranja

Ha transcurrido ya más de un mes desde el 26 de mayo y 18 días desde que se constituyeron los ayuntamientos

José Colón Sánchez
Actualizado:

Ha transcurrido ya más de un mes desde el 26 de mayo y 18 días desde que se constituyeron los ayuntamientos, con los resultados ya conocidos por el público medianamente informado: en la provincia de Cádiz, los partidos que han logrado alguna alcaldía han sido PSOE, PP, Podemos (Adelante), Izquierda Unida e incluso los antiguos andalucistas (Andalucía x sí) y aún los localistas 100x100 en la Comarca del Campo de Gibraltar.

Esa es la lista completa. El gran ausente, como partido regidor de una alcaldía en nuestra provincia, es Ciudadanos, cuyo único mérito ha sido sustentar la alcaldía del PP en los municipios de El Puerto de Santa María y Algeciras. En otros 16 ayuntamientos (de 44 posibles) se ha obtenido algún acta de concejal no relevante para gobernar el municipio. O sea, un fracaso.

Y lo triste es que se tenía todo a favor para obtener un resultado más propicio: la debacle del PP, la participación en el gobierno autonómico y el aumento de diputados nacionales, la insignificancia municipal de Vox y el hartazgo de los propios sobre algunas candidaturas locales socialistas… Pero de nada sirve confiar en la providencia si se lleva a cabo una campaña mal diseñada y peor dirigida, que ha prescindido de la participación real de las bases, mostrando un llamativo alejamiento de las cuestiones locales –las que contaban– y una dependencia infantil de las veleidades que pudieran cocinarse en Bajo de Guía, sumado todo ello a la tan cuestionable estrategia suicida de mantener en la sombra –hasta un mes antes de las elecciones– a candidatos supuestamente fulgurantes pero que resultaron, en realidad, unos grandes desconocidos al electorado o, en el mejor de los casos, se les privó de la autonomía necesaria para comandar una candidatura tan importante para los vecinos.

Pues bien, en lugar de llevar a cabo un ejercicio de la sana autocrítica que en su día caracterizó –y diferenció– al partido naranja, la dirección provincial del partido publicó un ‘tweet’ el pasado día 16 de junio en el que se felicitaba por «haber teñido de naranja» 18 ayuntamientos de la provincia de Cádiz. Es decir, nos han vendido como un logro que el tercer partido nacional sea insignificante en nuestro mapa provincial.

No obstante, en el mensaje del día 16 se encierra una confesión: el tinte. Lejos quedan los tiempos en que un fresco Albert Rivera se mostraba al electorado desnudo, sin artificios ni dobleces; y comenzó a conquistar al país. Hoy, sin embargo, se han ocultado aquellas hermosas raíces con tinte de dudosa calidad, acaso ignorándose que es más elegante –y, desde luego, mucho más sano– dejar que la raíz crezca sin artificios. Lo contrario supone quemarla.

José Colón Sánchez | AbogadoJosé Colón Sánchez | Abogado